Si más es mejor, entonces los españoles pueden darse con un canto en los dientes, porque han aumentado significativamente el número de encuentros sexuales que tuvieron en 2006 hasta llegar a los 118 coitos al año (frente a los 105 que tuvieron en 2005). Esto es, al menos, lo que se desprende del informe que la marca Durex ha elaborado entrevistando a 26.000 personas de 26 países.

Con estos datos, el equipo patrio se desmarca de la media mundial que se queda en los 103 coitos al año. Los griegos, por segundo año consecutivo, encabezan el ranking de los más activos, con 164 relaciones al año. El farolillo rojo vuelve a ser un año más Japón que, con 48 encuentros al año, apenas si llega a un polvete semanal.

En lo que los españoles  están por debajo de la media mundial –y parece que empeorando en relación a 2004, que es el último año en el que se recoge este dato–  es en el tiempo que le dedican a practicar sexo. En apenas 16 minutos se despacha el asunto, mientras que la media mundial no baja de los 18 minutos. (En 2004, la media española era de 21,5 minutos). Los nigerianos, con 24 minutos por sesión, son los más entregados.

Abiertos a nuevas ideas

El informe de Durex recoge además otros datos significativos, como el que al 54% de los españoles les gustaría probar actividades sexuales nuevas, o como que el 54% de las mujeres y el 44% de los hombres se declaran satisfechos con sus relaciones. Por lo que se desprende del estudio, la satifacción tiene poco que ver con la capacidad para lograr el orgasmo, porque el 81% de los hombres dice lograrlo habitualmente, frente al 52% de las féminas.

Respecto a este dato, hay diferencias que dependen de la edad. Hasta los 25 años son los hombres los que se muestran más contentos con el resultado de sus encuentros; pero a partir de los 34 años, las más satisfechas son ellas.

La española, una mujer liberada

Todos los encuestados manifestaron su deseo de mejorar sus relaciones sexuales, aunque de distinta manera, dependiendo de la edad. A los adolescentes les gustaría poder estar más tiempo solos; los adultos jóvenes (20-34 años) quieren más amor; las personas de entre 35 y 64 años, menos estrés, y los hombres mayores de 65 años, aumentar su capacidad de mantener la erección. El estudio concluye con la idea de que la mujer española está liderando la revolución sexual al incorporar todo el cuerpo a sus prácticas sexuales.