Alex Salmond, ministro principal de Escocia
Foto de archivo del ministro principal de Escocia, Alex Salmond, mientras da un discurso durante la celebración de "La marcha por la independencia de Escocia" en Edimburgo. Graham Stuart / EFE

El ministro principal escocés Alex Salmond reconoció este viernes la derrota en el referéndum de independencia de Escocia y dijo que aceptaba "el veredicto" del pueblo escocés, al tiempo que instó a hacer lo mismo a los partidarios del 'sí'.

El establishment de Westmnster ha sentido el miedo, han sentido el movimiento de la masa contra ellos En un acto en Edimburgo en el que fue recibido por una ovación, Salmond agradeció a Escocia "los 1,6 millones de votos a favor de la independencia" y alabó cómo transcurrió la campaña y el referéndum.

Salmond, sin embargo, se sabe triunfador a pesar de la derrota del sí. En su comparecencia ha asegurado que ya "no habrá retorno a la situación anterior". Ha destacado el avance de la idea independentista ("no creía que tanta gente pudiera votar a favor cuando entré en política") y manda un mensaje a Londres: "El establishment de Westmnster ha sentido el miedo, han sentido el movimiento de la masa contra ellos".

Salmond, orgulloso de los escoceses: "Una participación de casi el 86% es una de las más altas del mundo democrático, en cualquier elección, en cualquier referéndum".

Aunque "todavía faltan algunos resultados", ya se sabe que "habrá una mayoría para la campaña del 'no", admitió el líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP). "Nuestro referéndum fue un proceso acordado y consensuado. Escocia ha decido en este punto que no quiere convertirse en un país independiente y yo acepto ese veredicto", afirmó.

"Iremos adelante como nación", concluyó Salmond, que se enfrenta al reto de ofrecer una nueva visión de unidad nacional a Escocia. Los escoceses rechazaron este jueves en referéndum, con un amplio margen de más de diez puntos, que Escocia se independice del Reino Unido.

A falta solo de anunciar el resultado de uno de los 32 distritos escoceses, los unionistas arrasan con un 55,42 % de los votos (1,91 millones) frente al 44,58 % (1,53 millones) de la campaña del "sí" que defendía el Gobierno autónomo escocés