Separador antimendigos
Los nuevos bancos de las marquesinas de la EMT llevan un separador antimendigos. JORGE PARÍS

El diseño de los bancos de las nuevas marquesinas de autobús está concitado las críticas de un amplio sector de la sociedad madrileña. El separador que incluye el asiento, denominado popularmente como antimendigos, es percibido como un elemento de discriminación hacia la gente con menos recursos, aunque no deja de ser una anécdota que convive con la cruda realidad: la falta de políticas sociales para ayudar a las personas que viven en la calle.

Asociaciones de vecinos, consumidores y usuarios, ONGs y partidos políticos han criticado con dureza la decisión del Ayuntamiento que dirige Ana Botella, que escogió un banco con este elemento entre las cinco opciones que le presentó la empresa concesionaria, la UTE formada por Cemusa y JCDecaux.

El Ayuntamiento debería invertir el dinero que va a recibir por las marquesinas en mejorar la calidad de vida de estas personas"Es una forma de criminalizar a la gente con menos recursos. Este tipo de acciones son discriminatorias y negativas", señalan desde la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) de Madrid.

Para el colectivo de usuarios del transporte público Ecomovilidad.net de lo que tendría que preocuparse el Consistorio es de "establecer mecanismos que impidan que haya gente que se vea obligada a dormir en un banco".

Por su parte, la AA. VV. de Orcasitas asegura que lo que ha hecho el Ayuntamiento es "no tener vergüenza". Los vecinos de Ópera-Austrias califican la situación de "triste" y cree "se deberían destinar más medios a la atención de las personas sin hogar".

"El Ayuntamiento debería invertir el dinero que va a recibir por las marquesinas en mejorar la calidad de vida de estas personas", proponen desde EAPN Madrid, una ONG que lucha contra la pobreza y la exclusión social.

UPyD: "El problema se debe afrontar desde las políticas sociales"

La oposición municipal también opina que el verdadero debate es la "dejación de funciones del Ayuntamiento en materia de asuntos sociales".

"No habrá menos mendigos por implantar este tipo de elementos en los bancos de las marquesinas", sostiene la concejala socialista Ruth Porta.

Para Porta, "esta decisión del Ayuntamiento es una muestra más de que las políticas sociales y de prevención son las grandes olvidadas del PP".

IU califica de "escándalo" la elección de este modelo concreto de asiento "El problema de las personas sin hogar se debe afrontar desde las políticas sociales. Todo lo que se desvíe de esas fórmulas y trate simplemente de ocultar a los sin hogar es desenfocar el problema y cae en el absurdo", opina David Ortega, portavoz de UPyD.

Desde Izquierda Unida, Raquel López, portavoz de Medio Ambiente y Movilidad, califica de "escándalo" la elección de este modelo concreto de asiento e insta al gobierno municipal a "aplicar políticas reales que cubran las necesidades de las personas sin hogar", ya que los albergues de Madrid "están al completo".

Este diario se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento para conocer las razones que han llevado al Consistorio a elegir un tipo de banco con separador para las nuevas marquesinas, pero no ha obtenido respuesta.

Consulta aquí más noticias de Madrid.