Vascos y catalanes acuden a las urnas en el referéndum escocés

  • El el referéndum sobre la independencia pueden votar todos los ciudadanos de la Unión Europea residentes en territorio escocés.
  • "Será mejor para Escocia si puede gestionar sus propios recursos", defienden algunos de los vascos y catalanes que han votado en la consulta.
  • CLAVES: claves de un proceso observado por el mundo.
Más de 4,3 millones de personas mayores de 16 años residentes en Escocia están llamados a las urnas en Escocia.
Más de 4,3 millones de personas mayores de 16 años residentes en Escocia están llamados a las urnas en Escocia.
ATLAS

Grupos de vascos y catalanes recorren este jueves las calles de Edimburgo durante la jornada de votación del referéndumde independencia para Escocia, en el que pueden votar todos los ciudadanos de la Unión Europea (UE) residentes en territorio escocés.

Envueltos en banderas o con adhesivos en la solapa, pudieron verse sobre todo en el centro de la ciudad en apoyo de la secesión de Escocia y defendiendo al tiempo la causa independentista en sus propios territorios.

Arnau Padró, de 27 años, y Queralt Badia, de 26, son dos catalanes de la comarca del Bages que actualmente residen en la capital escocesa y que no quisieron perderse la oportunidad de ejercer su derecho a voto.

En el colegio electoral de Brunswick Road, en el barrio de Leith, votaron "sí" a la independencia, "porque será mejor para Escocia si puede gestionar sus propios recursos", declaró Padró. Además, apunta, "el caso escocés, tanto si gana como si pierde la independencia, será un ejemplo de ejercicio democrático para otros procesos similares en Europa".

En cuanto a Cataluña, "Escocia será un referente cuando el Gobierno de Mariano Rajoy diga a los catalanes que votar en una consulta de este tipo es ilegal o que debe votar todo el Estado español en su conjunto", apostilla Badia.

"Miramos con envidia a Escocia"

Jordi Masdeu, concejal de la Candidatura de Unidad Popular (CUP, independentista de izquierdas) en Manresa (centro de Cataluña), ha viajado a Edimburgo para presenciar en directo el referéndum.

"La diferencia principal entre Escocia y España en que aquí hay un debate entre el 'sí' y el 'no', y en nuestro país hay un debate entre el 'sí' y una pared, o sea, no hay debate", señala.

"En este sentido, no es comparable", agrega, para añadir que, en su caso, él defiende la independencia "no para cambiar de bandera sino para cambiar la sociedad hacia otra más justa". Entre los vascos, dos de mediana edad luciendo una ikurriña se apostaron sonrientes y tranquilos a las puertas del colegio electoral de Lothiars Chambers.

"Esperemos que triunfe el 'sí' y esto pueda ser seguido en otras partes de Europa", comentaba uno, mientras que otro añadía: "Los vascos miramos con envidia a Escocia por este proceso".

El referéndum escocés, que ha movilizado a una gran masa social que se expresará en las urnas, es observado de cerca por otros procesos independentistas en Europa y otras partes del mundo y proliferaron banderas de varias regiones, algunas tan distantes entre sí como Cerdeña o Québec.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento