Una mujer polaca de unos 25 años ha muerto en Benalmádena, Málaga, estrangulada por un cable, aunque por el momento se desconoce si su marido fue el responsable de la muerte o por el contrario se trata de un caso de asesinato.

No se descarta todavía la posibilidad del suicidio

El marido, de nacionalidad rusa y un año mayor, ha sido detenido por la Policía según informaron fuentes municipales a EFE, ya que tras la autopsia no se ha descartado la posibilidad de que se trate de un asesinato.

El suceso ocurrió a primera hora de la mañana en el edificio Piscis del núcleo de población de Arroyo de la Miel, situado en el número 11 de la calle Luis Vives y fue el presunto agresor quien avisó a los servicios de emergencia.

El recepcionista del edificio explicó a Efe que en su llamada, el ahora detenido explicó que a su mujer "se le había puesto la cara verde", por lo que solicitaba asistencia médica.

Los vecinos escucharon discusiones

Por su parte, Alan Dickson, vecino de la pareja, dijo que escuchó ruidos sobre las seis de la mañana y una fuerte discusión y que al poco rato le despertó la policía y le explicó lo que había pasado.

Otro vecino relató a Efe que escuchó "gritos y voces" sobre las cuatro de la mañana y pensó en que habría una fiesta en la casa, "aunque a las seis de la mañana oí una pelea y al poco rato llegó la policía".

Respecto a la relación de la pareja con ellos, explicaron que era correcta y que llevaban una vida "aparentemente normal" en los dos años que llevaban en viviendo en el edificio, "en los que nunca hemos tenido problemas con ellos, ya que iban a lo suyo, se limitaban a saludarnos cuando nos encontrábamos".

El juez de guardia procedió al levantamiento del cadáver pasadas las 11.00 horas, mientras que el marido de la fallecida permanece detenido en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial.