El rector de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Juan Viaño, ha dejado claro este viernes que, en el nuevo plan de financiación del sistema universitario gallego (SUG), la institución que lidera deberá recibir más del 40 por ciento de los fondos que percibe del actual marco económico autonómico.

"Representamos el 48 por ciento del personal docente e investigador (PDI) más cualificado, el 61 por ciento de la producción científica de calidad y el 52 por ciento del alumnado graduado en el SUG", ha esgrimido, para dejar patente que estos porcentajes son "claramente superiores" al 40 por ciento reconocido en el plan vigente.

Este mensaje lo ha lanzado durante su intervención en el acto solemne de apertura del curso de la USC y a pocas "semanas" de que se inicie el debate sobre el plan de financiación universitaria para el período 2016-2020.

Y es que, como ha señalado, pese a que en la "filosofía" de la USC "lo más importante" es "la calidad y el progreso", la economía aparece como "el primer problema", pues la institución acumula "una deuda financiera que supera los 50 millones de euros y un déficit" que alcanzará a finales de año "los 14 millones".

"Si queremos seguir siendo universidad tenemos que eliminar el déficit y la deuda", ha remarcado Viaño, quien ha avanzado "medidas duras" en "el horizonte próximo" para poder "seguir hablando de grados y de másteres, de laboratorios y de bibliotecas" en el claustro compostelano.

27.000 PERSONAS

Tras el reto de superar la difícil situación económica de la institución, el rector ha hecho hincapié en el objetivo de "lograr que 27.000 personas", los alumnos matriculados, tengan "la mejor formación científica y humana posible".

Ante un público compuesto por representantes de distintos partidos, el presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, Miguel Ángel Cadenas, y el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, entre otros; Juan Viaño ha concretado que las aulas de la USC están ocupadas "en un 80 por ciento" por residentes en Galicia.

"Debemos crecer, porque tenemos capacidad suficiente para hacerlo y porque tenemos que posicionarnos de una forma adecuada en el escenario internacional", ha añadido, para presentar "un proceso de internacionalización" de la docencia, la investigación y el emprendimiento universitario.

Colaboración internacional

En este sentido, ha apostado por el uso de las nuevas tecnologías para impartir docencia no presencial y por tener siempre "una ventana abierta" a los estudiantes extranjeros, particularmente del espacio latinoamericano.

En el campo de la investigación, ha incidido en la necesidad de "hacer todo lo posible para simplificar las colaboraciones internacionales" con el objetivo de consolidarse como "centro de referencia" y atraer, por tanto, "más recursos económicos e intelectuales".

Finalmente, ha defendido la importancia de "trabajar muy seriamente en la transferencia del conocimiento a los diferentes tejidos sociales". "Fuimos los mentores y seguimos siendo referentes de las mejores iniciativas del concepto de emprendimiento universitario", ha reivindicado.

"sistema público de calidad"

El último reto que la USC debe afrontar, según las palabras del rector, pasa por "participar de forma activa" en los debates que afectan directamente a la universidad.

Así, se ha referido a la intención del Gobierno central de cambiar la legislación universitaria en lo que atañe a la duración de los distintos estudios y los requisitos de acceso y titulación. "Nuestra opinión tiene que ser escuchada", ha enfatizado, antes de indicar que existe ya "un entorno de debate interno" para fijar la postura.

De igual modo, ha demandado que la opinión de la USC también debe ser tenida en cuenta en decisiones autonómicas como el mapa de titulaciones, el número mínimo de estudiantes y la financiación autonómica.

Caída de alumnos

Por su parte, la secretaria xeral de la USC, Consuelo Ferreiro, ha presentado la memoria del curso académico y ha dibujado un escenario "optimista" pese a la caída de alumnos.

Así, ha detallado que el número total de matriculados en grados el 3 de septiembre alcanzó los 3.633 estudiantes, por detrás de los 4.221 del pasado año. También ha apuntado que 532 (frente a los 685 del curso precedente) están inscritos en el campus de Lugo.

"El hecho de que estemos esperando la celebración de Selectividad para completar la matrícula permite pensar en un panorama, no óptimo, pero sí optimista", ha puntualizado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.