La conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera Álvarez, ha admitido este miércoles "problemas puntuales" asistenciales durante el verano, pero no atribuibles "al cierre de camas" que, según ha detallado, fue "similar" al de 2013 y al de otros años.

Mosquera ha visitado el Complexo Universitario Hospitalario de Ourense (CHUO) para supervisar el estado de las obras que culminarán con la construcción de un nuevo edificio de hospitalización y respondió a preguntas de los periodistas sobre distintos aspectos sanitarios en Galicia.

En relación a las críticas y denuncias por el cierre de camas, ha explicado que el balance de la situación estival está a punto de cerrarse y, en ese momento, se presentará públicamente, aunque ha adelantado aspectos como la existencia de "problemas puntuales". "En ningún caso hubo colapso, palabra que me horroriza, sino retrasos", ha concretado.

Según la titular de Sanidade, esos "retrasos" no fueron debidos al cierre de camas, sino al propio funcionamiento de las urgencias en los hospitales gallegos, pues "las situaciones de pacientes en espera de cama se dieron ahí, y normalmente porque entró un número más elevado de pacientes que se concentró en los lunes y después de fines de semana largos", ha añadido.

Con todo, la titular del departamento de Sanidade de la Xunta de Galicia ha reiterado que el balance será presentado en el momento en que esté rematado.

Gestión de servicios

También Mosquera ha respondido a preguntas sobre el concurso para adjudicar la gestión integral de los servicios del CHUO, en relación a lo que ha recordado que está adjudicado a Ferrovial, tras quedar resueltos jurídicamente los recursos presentados por tres empresas y por una plataforma de servicios de mantenimiento. "En ese ámbito, ya está todo despejado", ha abundado.

En concreto, se trata de los servicios de limpieza, mantenimiento, seguridad y gestión energética a cuyo concurso sólo se presentó la empresa Ferrovial.

Consulta aquí más noticias de Ourense.