El sistema integrado de gestión que se encarga de recuperar y gestionar los aceites industriales usados que se generan en España, Sigaus, recogió en Canarias un total de 5.202 toneladas de aceites industriales usados durante el año 2013.

Así, la entidad sin ánimo de lucro explicó en una nota de prensa que este volumen corresponde a una media de 21 toneladas al día.

En este sentido, señaló que el archipiélago cumplió el año pasado con los objetivos ecológicos legales en esta materia y matizó que la totalidad de estos aceites usados procedentes de vehículos y maquinaria industrial fueron valorizados y destinados a los distintos procesos de tratamiento para su aprovechamiento como materia prima, evitando con ello su impacto ambiental.

Por su parte, en Canarias se consumieron durante 2013 un volumen total de 10.106 toneladas —un 0,82% más que en 2012—, que representa el 3,76% de la cantidad de lubricantes comercializada en España por las empresas fabricantes adheridas a Sigaus.

Por sectores, la mayor demanda se dio en el sector de automoción con un 51,6% (5.213 toneladas), mientras que un 47,9% (4.837 t.) del consumo fue en el sector industrial, empleándose el 0,6% restante (56 t.) en otros usos, tales como aceites para pequeña herramienta, aerosoles multiusos, compresores o engrase de cadenas.

Mientras, la procedencia del aceite industrial fue mayoritariamente de fabricación nacional, con un 80,3% del total puesto en el mercado canario. El 19,7% restante procedió de la importación o adquisición intracomunitaria, que respecto a 2012 creció en términos relativos un 13%, especialmente gracias a la demanda del sector automoción (34,9%), más activo en la importación que el industrial (3,1%).

El aceite industrial usado como materia prima

Además, del volumen total de residuo que Sigaus recuperó en Canarias durante 2013 (5.202 toneladas), el 100% fue valorizado, destinando a procesos de regeneración el 65,3% (3.397 t.), permitiendo la producción de 2.262 toneladas de aceites base para la formulación de nuevos lubricantes —con la regeneración de 3 litros de aceite usado es posible obtener 2 litros de base lubricante—.

Otro valor medioambiental añadido de este tratamiento es el efecto favorable sobre el cambio climático, ya que se estima que por cada tonelada de aceite industrial usado destinado a regeneración se evita la emisión a la atmósfera de 3 toneladas de CO2 que provocaría su utilización como combustible.

De esta manera, con la cantidad de aceite usado regenerada procedente de Canarias se evitó la emisión de 10.191 toneladas de CO2 a la atmósfera, una cantidad de gases equivalente a la que absorben 1.926 hectáreas de árboles.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.