El president de la Generalitat, Artur Mas, ha recibido este miércoles en la sede del Govern al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien rechazó de plano la consulta del 9 de noviembre y apostó por reformar la Constitución para llevar a cabo un referéndum de ámbito estatal. 

"Primero el acuerdo y luego la votación", resumió Sánchez tras el primer encuentro con Mas. El líder socialista defendió que "la tensión debe ser resuelta a través del acuerdo y no a través de votaciones q ahonden en la división y la fractura social" y ofreció como alternativa la reforma de la Constitución, "que falta hace desde hace años".

La tensión debe ser resuelta a través del acuerdo y no a través de votaciones que ahonden en la divisiónEl líder socialista declaró tras el encuentro en el Palau que el PSOE "no está negando esa votación, sino los cauces por los que debe ir" y reiteró que espera que el president Mas "cumpla con su palabra y que no cometa un acto ilegal."

Después de afirmar que el sentimiento de pertenencia a un territorio "es un tema que corresponde a cada cual", Sánchez espetó a Mas que "ningún gobernante tiene  derecho a romper la ley ni a obligar a escoger entre dos identidades", en referencia a la convocatoria de la consulta del 9-N.

Desde el Govern, el portavoz Francesc Homs confirmó que las posturas de Mas y Sánchez no se han movido tras la reunión y concretó que la propuesta del nuevo secretario general no aporta nada nuevo respecto a la ya expresada anteriormente por Rubalcaba.

Homs reiteró tras el encuentro de Mas y Sánchez que "votar tiene que poder ser posible y se hará" y constató las diferencias entre PP y PSOE: "Hay un PSOE que expresa propuestas y un Partido Popular que dice 'no' a todo".

La agenda en Barcelona

Votar tiene que ser posible y se haráEl nuevo líder del PSOE se ha reunido a las 11 horas en la sede del PSC con el nuevo primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, a quien ha elogiado públicamente por su postura ante la consulta que defiende Mas. Precisamente, Iceta se reunió el lunes con el líder d'UDC, Josep Antoni Duran Lleida, dentro de la ronda de contactos que inició tras ser elegido.

El 25 de octubre de 2013, el entonces líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya acudió a la sede del Govern con el mismo proyecto: ofrecer a Mas que los catalanes "votaran" una reforma de la Constitución y no la consulta, que el PSOE siempre ha rechazado.

Sánchez dijo el lunes, sobre su encuentro con el presidente catalán, que "el desafío soberanista importa al conjunto de los españoles", por lo que defiende responder con una reforma constitucional que prevé plantear en los próximos meses.

Reunión previa con Rajoy

El dirigente socialista ya habló de la consulta con el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, en la entrevista que tuvieron en la Moncloa hace un mes, donde sólo coincidieron en que no puede ser hacerse porque es ilegal.

En aquella cita, Sánchez reiteró que la única salida es una reforma constitucional en clave federal —"Cataluña y la crisis territorial lo ha convertido en urgente, pero existía desde hace tiempo la necesidad de renovar nuestra arquitectura", dijo— y habló de reordenar las competencias autonómicas, locales y estatales, y actualizar el modelo de convivencia territorial.

También dijo que espera que la consulta no se haga porque Mas siempre ha dicho que actuará conforme a la legalidad, y, al preguntársele sobre la posible suspensión de las competencias autonómicas (artículo 155 de la Constitución), se mostró contrario porque cree que no se va a "llegar a esos términos".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.