La revista católica Vitral cierra después de 11 años durante los cuales ha sido la china en el zapato del régimen cubano.

Vitral, pionera en el tratamiento crítico de la realidad del país, y de las pocas que había encontrado un espacio estable, cerró por "falta de recursos", confirmó hoy a Efe su director, Dagoberto Valdés.

Por falta de recursos no podrá garantizar más la salida de la revista

La última edición en circulación de Vitral, la número 78, correspondiente a marzo-abril, sorprendió a los lectores con una "nota importante" del Consejo de Redacción que anuncia escuetamente que "por falta de recursos no podrá garantizar más la salida de la revista".

Vitral era una revista socio-cultural del Centro Católico de Formación Cívica y Religiosa de la diócesis de Pinar del Río, dependiente del Obispado de la provincia del mismo nombre.

Pinar del Río es la provincia más occidental de Cuba y su capital homónima está situada 176 kilómetros al oeste de La Habana.

El laico Dagoberto Valdés, ingeniero agrónomo de profesión, director de ese centro y trabajador de la Empresa de Acopio y Beneficio del Tabaco de Pinar del Río, dijo a Efe que "en esta ocasión el Consejo de Redacción ha acordado no hacer declaraciones públicas".

Recordó que la revista bimestral se comenzó a publicar en 1993 y en este momento tenía una tirada de 10.000 ejemplares.

"Cerramos el año 13 con 78 números sin que faltara ninguno", dijo.

Su último editorial

La comunicación del cierre de la revista acompaña al editorial titulado "Cuba: hora de oportunidades", fechado el 25 de febrero pasado, en el que Vitral afirma que "es hora de tomar las decisiones que consideremos mejores para Cuba y su futuro, sin impertinencias pero sin pausa".

Además considera que "ésta puede ser la hora en que los que tienen las más altas responsabilidades de gobierno abran cada vez más, de forma gradual y pacífica, las oportunidades de participación para todos los cubanos y cubanas, de modo que se adecúe el marco legal a mayores espacios de responsabilidad democrática".

Una autoridad de la jerarquía católica, el Obispo Auxiliar de La Habana, Juan de Dios Hernández, declaró a la prensa antes de presidir el viacrucis del pasado Viernes Santo, que las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado socialista cubano están "en un proceso de mayor entendimiento".