La función de los paneles será explicar la historia de la Fábrica de Tabacos y la existencia de dichos restos, que se detectaron en la parcela próxima a la calle Ramón y Cajal. Se trata de antiguos depósitos de combustible y de un horno de ladrillo, utilizado para quemar tabaco entre 1919 y 1924.

Los sondeos arqueológicos han dado un fruto diferente al esperado. Se iniciaron pensando que se podrían hallar algunas tumbas vinculadas a un cementerio judío de la época medieval que existía en el lugar.