Leonardo Sbaraglia
Leonardo Sbaraglia.

Nació en Buenos Aires en 1970. Suele viajar siempre con su mujer y su pequeña, Julia. Le encanta Argentina, aunque reside en Madrid.

Interpreta a un hombre cuyo mundo se deshace tras ganar un premio. ¿Le ha pasado algo igual?

No, nunca se me han dado esas situaciones. Nunca he sido un hombre corriente (risas).

¿Le gustan los juegos de azar?

Sólo he jugado una vez, con 20 años. Me gasté todo el dinero que había ganado trabajando durante todo el verano en el casino.

¿Y cómo reaccionó?

(Risas.) Ahora me río, pero entonces tuve que llamar a mi madre llorando para que me enviara dinero para volver a casa... ¡Fue espantoso!

¿Cómo es Leonardo Sbaraglia?

Lo que yo soy son mis hechos, más que mi apariencia.

¿Qué es lo mejor de usted?

Mi capacidad de apasionarme, mis ganas de aprender y de pelear, de ser más generoso y mejor persona.

Parece muy reflexivo...

(Risas.) Sí, todo el tiempo estoy pensando cómo hacer las cosas mejor.

¿Qué tal la experiencia de hacer un anuncio?

El anuncio es la mejor manera de usar las reglas del juego a tu favor.

¿A qué se refiere?

Me han ofrecido publicidad muchas veces: de alcohol, cigarrillos... pero siempre me he negado. Anunciar un champú me ha dado la posibilidad de elegir mejor el trabajo que voy a hacer este año.

Vamos, ha comprado su libertad...

Claro, el dinero en este juego es lo que nos da poder para hacer unas cosas y no otras.

¿Se ve de nuevo en la tele?

Trabajé en la tele (Al filo de la ley) y fue una experiencia fantástica. Repetiría, sin duda.

¿Cómo lleva la fama?

Pues yo no lo padezco mucho. La verdad es que no soy tan popular aquí..., en Argentina lo sufro mucho más porque soy un personaje público desde chiquitito.

¿Cómo consigue que no le afecte?

Bueno, creo que eso depende de uno mismo. Yo no hago exclusivas, no vendo mi vida privada, que eso es sagrado. Ésa es la clave.

Si no trabaja, ¿cómo es un día suyo cualquiera?

Pues tengo una hija de un año y mi día a día está pegado a los biberones y los pañales.

¿Le ha cambiado la paternidad?

Mira, la paternidad es una de las posibilidades que la vida te da para aprender más y ser mejor persona. Yo lo vivo así.