El religioso español Miguel Pajares, de 75 años, que estaba infectado por el virus del ébola y fue repatriado desde Liberia, ha fallecido a las 09.28 horas de la mañana de este martes en el Hospital La Paz-Carlos III de Madrid, donde estaba ingresado, según han confirmado a 20minutos fuentes médicas. Su muerte se produce un día después de la de su compañero George Combey.

Pajares viajó a Madrid junto a la hermana Juliana, que no está infectada por el virus y este martes será sometida a una nueva pruebaSegún fuentes hospitalarias el paciente había experimentado una "bajada de constantes vitales" en las últimas horas, sobre todo a partir de las tres y las cuatro de la madrugada, cuando el virus ya había invadido su cuerpo y "se lo había comido por todos los lados". 

Además, tenía el riñón mal, de hecho ya no orinaba, padecía también tifus, sufría problemas cardíacos y "había perdido todas las defensas", con lo cual "la salvación de su vida no era posible".  Pese a que los médicos "probaron alguna medicación en un intento de estabilizarlo", la cámara y los monitores con los que era observado "mostraban que tenía problemas para respirar" hasta que el enfermo ha dejado de "mostrar actividad".

Pajares, que estaba siendo tratado con un suero experimental, el medicamento ZMapp llegado de Estados Unidos, llegó el pasado 7 de agosto a la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) en un avión del Ejército del Aire procedente de Monrovia, junto con la hermana Juliana, que no está infectada por el virus y este martes será sometida a una nueva prueba.

El sacerdote, trasladado bajo un estricto dispositivo de seguridad médica, fue internado en el edificio del Carlos III donde se habilitó la sexta planta y, en concreto, tres habitaciones individuales de aislamiento con esclusas con presión negativa.

Incinerado, sin autopsia previa

Los restos mortales de Pajares han sido incinerados en el tanatorio-crematorio de Collado Villalba (Madrid). Las cenizas del religioson serán entregadas tras este proceso a la familia del religioso, han explicado desde la dirección de Parcesa. Por su parte, la Consejería ha destacado que "se ha cumplido toda la normativa vigente" para este tipo de casos.

Asimismo, no se pueden realizar procedimientos de preparación del cuerpo del difunto, como ya se ha dicho, que el féretro debe permanecer sellado y que el traslado debe realizarse conforme al reglamento de la Policía Sanitaria Mortuoria.

El cadáver de Pajares, el primer europeo afectado por ébola, fue "sellado e incinerado" sin practicarle la autopsia ni practicar tampoco el embalsamamiento para evitar la propagación de la enfermedad, de acuerdo con el reglamento de la Policía Sanitaria Mortuoria de la Comunidad de Madrid.

El féretro era de "material normal" pero se selló con una cinta de zinc y se revistió el interior con un sudario de tela especial y cremalleras, en cumplimiento de los protocolos para evitar la propagación de la enfermedad. Los cuerpos de los contagiados tienen una elevada carga viral por lo que no se les puede velar ni preparar en el modo tradicional, con el que se tratan todos los cadáveres antes de su entierro.

Será enterrado en el panteón de la Orden Hospitalaria de San Juan de DiosLa Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, a la que pertenecía el sacerdote, ha agradecido en un comunicado "todas las muestras de apoyo que ha recibido desde las administraciones públicas de la sociedad en general y particularmente el buen hacer de los profesionales del hospital que han atendiendo al Hno. Pajares". 

El Ayuntamiento toledano de La Iglesuela ha decretado tres días de luto oficial por la muerte del sacerdote. Las banderas del Consistorio ya ondean a media asta y el alcalde de La Iglesuela, Víctor Elvira, ha explicado que el municipio está "consternado" y que la muerte del sacerdote natural de dicha localidad ha caído "como un jarro de agua fría".

El funeral tendrá lugar este miércoles a las 11:30 en Madrid, en el Hospital San Rafael que pertenece a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. En la capilla de este centro sanitario, situado en la calle Serrano, se celebrarán las exequias antes del entierro en el panteón de la congregación religiosa, según ha confirmado la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo. Posteriormente será enterrado en el panteón de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Polémica repatriación

Miguel Pajares había contraído la infección al estar en contacto con el director del Hospital de San José en Monrovia, el camerunés Patrick Nshamdze, que estaba infectado pese a que en un primer análisis dio negativo. La repatriación de Pajares generó polémica debido a que no estaba claro quién iba a pagar los gastos de repatriación, que podrían estar entre los 400.000 y los 500.000 euros. 

En principio, la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, aseguró que el Ejecutivo iniciaría gestiones con la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) para tratar dichos gastos.

Sin embargo, el Gobierno rectificó poco después. Desde el palacio de Marivent, en Mallorca, el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confirmó que España correría a cargo con los gastos de la repatriación. "Es de puro sentido común", consideró para añadir que no entendía de dónde venía "la polémica".