Barcelona decora con arte las paredes medianeras
Pared medianera decorada con poemas de Papasseit (c. Rec). (Aj. BCN / Acn)

Desde que se pintó la primera pared medianera de forma artística en la ciudad de Barcelona, han pasado ya 11 años.

La Pomera, en el barrio de Sant Andreu, seguía la técnica del trampantojo (pintura que simula la realidad y que engaña a simple vista) y decoraba una triste pared con el dibujo de un pueblo (ver en la foto inferior).

600 paredes colindantes o medianeras han sido decoradas con formas artísticas en los últimos siete años
Desde 2000, son ya cerca de
600 las paredes colindantes o medianeras que se han rehabilitado e integrado en el paisaje urbano. Ahora, se da un paso más y se busca que la pintura que recubra la pared sea artística.

Perejaume

En esta dirección camina la propuesta del artista Perejaume , que ya está trabajando en la decoración de la medianera del número 153 de la calle Cartellà, en el barrio de Horta.

Pared de la plaza Pomera de Sant Andreu pintada con la técnica del trampantojo.

"Queremos introducir un factor artístico, a veces de reproducción de obras de arte, otras de nueva producción", explicó ayer el presidente del Institut del Paisatge Urbà, Jordi Portabella.

Ayer mismo quedaron inauguradas dos paredes medianeras decoradas con poemas visuales de los artistas Joan Brossa y Josep M. Junoy, en la calle València 252. Pero a lo largo de 2007 se espera inaugurar otras 10 representaciones en los muros.

En paredes ‘consolidadas’

Las últimas en inaugurarse son dos paredes de la calle Valencia decoradas con poemas visuales
Las intervenciones se hacen sólo en "paredes medianeras consolidadas", es decir, muros que perdurarán como mínimo un año.

Desde el Institut del Paisatge Urbà, se propone a los propietarios de un edificio la rehabilitación de la medianera que queda al descubierto. Los gastos se sufragan en parte gracias a subvenciones.

Por otra parte, las empresas que aspiran a anunciarse en carteleras integradas en el muro deben encargarse primero de la restauración de la pared y, así, podrán anunciarse durante cuatro años.

Menos carteles de publicidad

En los últimos tres años, en las paredes de los edificios barceloneses hay un 10% menos de carteleras publicitarias. Si en 2004 había 1.255, a finales de 2006 había 1.134.

De hecho, en este periodo se han perdido casi 2.900 m2 de espacio dedicado a publicidad. Y esto significa que, según el presidente del Institut del Paisatge Urbà, Jordi Portabella, «se ha pasado de un 90% de carteleras ilegales antes de 2000 al 95% legal de ahora».

Desde el ente municipal se espera que en 2008 toda la publicidad que aparezca en las paredes medianeras de la ciudad esté ordenada y cumpla con la ordenanza de los usos del paisaje urbano.