La participación del capitán del crucero Costa Concordia naufragado en enero del 2012, el italiano Francesco Schettino, en el seminario de un máster de Criminología de la Facultad de Medicina de la Sapienza de Roma ha causado indignación en Italia.

El pasado 5 de julio intervino en un seminario titulado: "De la escena del crimen a la investigación" y organizado por el profesor que dirige el máster, Vincenzo Maria Mastonardi. Habló por videoconferencia durante 15 minutos para dar su versión sobre lo ocurrido en la noche del 13 de enero y después participó en un debate. El diario La Nazione señala además que Schettino también habló sobre "la gestión del control del pánico" en momentos de crisis.

Una universidad no puede dar visibilidad a esta persona

El rector de la Universidad Sapienza, Luigi Frati, ha abierto un expediente al profesor y se evaluarán posibles sanciones disciplinarias, aunque ha aclarado que la participación fue por videoconferencia, no se produjo en la sede universitaria sino en un local de la Aeronáutica de Roma y se trató de una decisión personal de Mastonardi.

"La participación de Schettino es una iniciativa autónoma e indigna de un profesor. La libertad académica no puede ser irresponsable", afirmó el rector

Por su parte, la ministra de Educación italiana, Stefania Giannini, calificó de "desconcertante" la participación del comandante en este seminario.

Las víctimas no pudieron hablar

El rector de la Sapienza recordó como Schettino está acusado de abandonar el barco mientras cientos de personas aún estaban atrapadas y que nunca regresó al crucero a organizar las tareas de evacuación a pesar de las ordenes de la Capitanía de Puerto.

"Una universidad no puede dar visibilidad a esta persona", zanjó el rector, que denunció que tampoco se diera oportunidad de hablar a algunas de las víctimas de ese naufragio.

Por su parte, el abogado del comandante, Domenico Pepe, dijo a los medios italianos que "el capitán Schettino es una persona capaz de gestionar situaciones difíciles y de pánico como ha demostrado ampliamente".

Schettino afronta en la actualidad un juicio por el naufragio del crucero frente a la isla del Giglio en el que murieron 32 personas y debe responder de las acusaciones de homicidio culposo múltiple, abandono de la nave, naufragio y de no haber informado inmediatamente a las autoridades portuarias de la colisión contra el escollo que provocó la tragedia.