La declaración de la Alvarada de Cañete como fiesta de Interés Turístico Regional por parte de la Junta de Comunidades supone, según Miguel Badal, uno de los responsables de la comisión de organización de la fiesta, "el reconocimiento a dieciséis años de trabajo".

Se trata de una cita que cada año permite al visitante regresar al medievo a través de batallas y campamentos medievales, desfiles y un sinfín de actividades lúdicas.

En declaraciones a Europa Press, Badal ha asegurado que se trata de un hecho "muy importante para Cañete", que verá, dice, realzada su relevancia histórica y su atractivo turístico gracias a este reconocimiento.

"Somos un pueblo que cuenta con recursos como lienzos de muralla, castillo, iglesia medieval o plaza porticada y el objetivo de la Alvarada es, en este sentido, contribuir a que se vea fuera lo que aquí tenemos, una villa medieval de fortaleza que se conserva pese al paso del tiempo y que puede formar parte de la oferta turística de la provincia y estar a la altura", ha asegurado.

Como un guiño a esa declaración, explica, en esta edición la organización ha querido potenciar las rutas dentro de la propia villa, con el fin de darla a conocer a las personas que visitan estos días Cañete con motivo de la Alvarada y se ha querido dar mayor espectacularidad al torneo de Legend, uno de sus principales reclamos para foráneos y también para vecinos del pueblo que viven fuera y aprovechan la Alvarada para regresar por unos días.

Unas jornadas medievales que, recuerda, "han ido a más y siguen creciendo debido, entre otras cosas, a que no hacemos como otros pueblos, que programan tres actos puntuales, sino que intentamos no parar a lo largo de diez días, con actos culturales durante la semana y actividades más lúdicas para el fin de semana, un programa completísimo gracias al cual, de alguna forma, la Alvarada tiene un atractivo que va más allá de lo puntual".

A ello se une en esta edición el siglo XV y las figuras históricas de Don Álvaro de Luna y la reina Isabel de Castilla, en torno a los cuales gira toda la programación, que incluye conferencias, exposiciones o presentaciones de libros, hasta el punto de que, según este miembro de la comisión organizadora, "el número de publicaciones de escritores de la comarca ha crecido de manera muy importante en los últimos años" bajo el auspicio de la Alvarada que, además, supone también un importante encuentro de grupos recreacionistas de toda España.

A falta de hacer balance de la presente edición, la organización se plantea "seguir potenciando la realización de actividades culturales para darle un empuje a la oferta que presenta la localidad y que realcen el valor de la Alvarada".

Consulta aquí más noticias de Cuenca.