Al menos 20 civiles han muerto y otros 90 han resultado heridos en la madrugada de este miércoles en un ataque del Ejército israelí contra una escuela de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA), situada en el campamento de refugiados de Jabaliya, lo que eleva a 31 la cifra de muertos desde medianoche.

Fuentes médicas citadas por la agencia palestina de noticias Maan han asegurado que la mayoría de las víctimas son niños y mujeres que se habían refugiado en las instalaciones de la agencia de la ONU.

Varios proyectiles de artillería impactaron en la escuela Al Hussein del campo de refugiados de Yabalia, donde, según el portavoz, se habían refugiado familias enteras obligadas a evacuar sus casas en la zona por los bombardeos israelíes de las últimas tres semanas.

La intensificación de los ataques israelíes coincide con los intentos de Egipto de reactivar el alto el fuego El Ejército israelí dijo no tener constancia del ataque contra la escuela de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA), si bien reconoció que decenas de blancos en Gaza habían sido bombardeados esta madrugada.

La Fuerza Aérea y la artillería israelíes atacaron posiciones en toda la Franja, donde este martes se registró el día más sangriento desde que comenzó la operación "Margen protector" con más de 120 víctimas mortales.

Esta madrugada, según Al Qedra, murieron otros once palestinos, entre ellos tres niñas, y más de 20 resultaron heridos, además de los fallecidos en la escuela. En uno de esos ataques contra una vivienda de la ciudad de Jan Yunes, en el sur de la Franja, murieron ocho personas de una misma familia.

"El balance de muertos desde el comienzo de la guerra israelí sobre Gaza, el 8 de julio, se ha elevado ya a 1.262, y los heridos a más de 7.000, dos tercios de los cuales son civiles, entre ellos mujeres y niños", dijo el portavoz. Por otra parte, han muerto 53 soldados y dos civiles israelíes a causa del impacto de un cohete, así como un ciudadano de nacionalidad tailandesa.

La intensificación de los ataques israelíes coincide con los intentos de Egipto de reactivar su iniciativa para un alto el fuego en la zona después de 23 días de enfrentamientos armados.

Una delegación de Hamás y otra de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) deben reunirse entre este miércoles y jueves con representantes del Gobierno egipcio para comenzar a pacificar la zona, mientras que el Ejecutivo israelí se reunirá este miércoles para analizar la propuesta.

Sedes de la ONU atacadas

La propia UNRWA reiteró el lunes su petición de que se investigue a fondo el ataque ejecutado la semana pasada por Israel contra una de sus escuelas en la localidad de Beit Hanun, que se saldó con 16 muertos y 200 heridos

Más de 182.000 palestinos han abandonado sus hogares en las últimas dos semanas para escapar de la ofensiva israelí y refugiarse en 82 instalaciones de la UNRWA, aunque la agencia ha alertado que ni siquiera estos centros son seguros y varios de ellos han sido atacados en los últimos días.

El lunes, la UNRWA elevó a cuatro el número de sus trabajadores fallecidos en el marco de la ofensiva israelí contra la Franja: "La UNRWA está profundamente entristecida por tener que anunciar que un cuarto trabajador ha muerto. Los trabajadores humanitarios están haciendo sacrificios extraordinarios".