A rebosar durante la misa prohibida por el Arzobispado
La iglesia se ha quedado pequeña ante la gran muestra de apoyo que ha recibido la parroquia (JORGE PARÍS) JORGE PARÍS

"Ha sido muy bonito, puro evangelio, muy emocionante", aseguraban Vicenta y Pilar, en medio de los aplausos, la emoción y las declaraciones de apoyo de gente de todo Madrid con las que ha terminado la misa que se había iniciado una hora antes en la parroquia de San Carlos Borromeo, en popular barrio madrileño de Vallecas.

No sé qué habría hecho Jesús en este caso, pero seguro que habría estado con la gente y no con el poder

Una celebración muy especial, porque el Arzobispado había prohibido a esta iglesia dar misa con el argumento de que se salía de los cánones oficiales de la iglesia.

"Seguiremos"

A la salida de la liturgia, el párroco Enrique de Castro, visiblemente emocionado, ha asegurado que seguirán "adelante" porque es lo que la gente pide.

El apoyo no es a la parroquia, sino a una forma de vivir y pensar", dice De Castro; "no sé qué habría hecho Jesús en este caso, pero seguro que habría estado con la gente y no con el poder", ha afirmado el párroco en medio de los aplausos y gritos de "unidos en la lucha no nos moverán".

Muchos apoyos

Alrededor de las 13.50 del domonigo terminaba una liturgia, que había empezado con un tema de Mercedes Sosa, y que incluyó lecturas del evangelio pero también un debate y participación de los feligreses, en una iglesia distinta, sin altar ni virgen, en la que los curas dicen la misa en vaqueros y salen a la calle, como ocurrió el domingo, a dar de comulgar mendrugos de pan.

La alta jerarquía no quiere iglesias pobres sino iglesias de alto estanding

Media hora antes no cabía nadie en la iglesia de la parroquia de San Carlos Borromeo, en el barrio madrileño de Vallecas, donde este domingo se celebraba una misa del Domingo de Resurrección un tanto especial, después de que el Arzobispado prohibiese a esta parroquia decir misa.

Había entre 200 y 300 personas dentro y otras tantas fuera, que no han podido entrar porque el aforo estaba lleno.

Fuera se recogían firmas de apoyo a esta iglesia 'roja' y contra la decisión de Rouco Varela de cerrarla.

Parroquia roja

Además, ha habido una importante presencia de medios de comunicación en las inmediaciones (incluida la BBC), personajes públicos como el Gran Wyoming y los actores Alberto San Juan, Mélani Olivares y Guillermo Toledo y personas de todas las edades y venidas de otros puntos de Madrid.

La hermana del párroco De Castro ha acudido a apoyarles y considera "absurda" la decisión del Arzobispado, aunque se muestra pesimista porque la decisión "será difícil de revocar".

Por su parte María Martínez ha venido desde el barrio de La Coma para apoyar a la 'parroquia roja' y considera que "la alta jerarquía no quiere iglesias pobres sino iglesias de alto estanding".