El Ejército estadounidense anunció el jueves que cinco de sus soldados han muerto y otros cuatro han resultado heridos en diferentes ataques en varios puntos de la capital iraquí.

 

Estas nuevas bajas se suman a las dos víctimas mortales que el mando militar estadounidense había comunicado también el jueves con anterioridad en sendos ataques en el sur y el este de Bagdad.

Según un comunicado de las Fuerzas Armadas de EEUU, dos soldados fueron asesinados y otros tres resultaron heridos después de que un artefacto explosivo detonase junto al vehículo en el que patrullaban ayer en el sur de Bagdad.

En otra nota oficial, EEUU anunció que otro soldado murió "bajo fuego de un arma ligera" cuando se encontraba en una misión de reconocimiento en el este de Bagdad.

Además, otros dos militares murieron en sendos ataques separados el pasado martes, también en la capital.

Ataque a un "Black Hawk"

Estas bajas se añaden al ataque a un helicóptero estadounidense de tipo "Black Hawk", que se saldó con heridas a cuatro de sus ocupantes, según confirmaron fuentes militares estadounidenses.

Con los últimos anuncios, el total de soldados de EEUU fallecidos en Irak desde que en marzo de 2003 su Ejército invadiese el país asciende ya a 3.265.

Los ataques de suicidas con vehículos bomba, más los artefactos explosivos colocados en los arcenes de las carreteras, son las tácticas más utilizadas por los insurgentes contra las tropas estadounidenses y el gobierno iraquí.

Precisamente el jueves, cuatro soldados británicos y un intérprete murieron por la explosión de una bomba en una carretera en el sur de Irak.

Bajas también en el ejército iraquí

El ejército iraquí también fue víctima de los ataques de la insurgencia.

Al menos diez soldados iraquíes murieron en Mosul, a 400 kilómetros al norte de Bagdad, según fuentes policiales.

Las fuentes agregaron que los soldados fueron atacados mientras se encontraban en un puesto de control situado en el oeste de Mosul.