Bombardeos sobre Gaza
Una columna de humo se eleva sobre el barrio de Al Shejaeiya en la ciudad de Gaza, en la franja de Gaza, tras un ataque del ejército israelí. Mohammed Saber / EFE

Con la muerte de dos soldados israelíes en combate en la Franja de Gaza el martes, ascienden a 32 los uniformados de este país fallecidos desde el inicio hace 16 días de la operación "Margen Protector", según informó este miércoles el Ejército de Israel.

La muerte de tres soldados israelíes este miércoles en combates ha elevado la cifra de muertos desde que comenzó la ofensiva militar de Israel contra Gaza el pasado 8 de julio. Un teniente y dos soldados, paracaidistas, perecieron en detonaciones causadas por la activación de artefactos explosivos por las milicias palestinas contra las tropas israelíes. Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) han identificado a los fallecidos como tres hombres de 19, 20 y 22 años, segun el periódico Haaretz.

Los últimos tres muertos eran un teniente y dos soldados paracaidistas

Las Fuerzas Armadas israelíes precisaron en un escueto comunicado que desde la jornada del martes por la mañana otros tres soldados heridos se encuentran en estado crítico, 9 graves y 8 leves en diferentes incidentes en los que estuvieron involucrados milicianos en la Franja.

Se han unido en esta jornada dos soldados, que fueron heridos de gravedad, y 26, con heridas leves. La cifra de militares muertos no incluye a otro soldado cuyos restos aparentemente se encuentran en poder del movimiento islamista y que Israel da por "desaparecido", pero que aparentemente ha fallecido.

El Ejército israelí informó este martes de sus sospechas de que otro soldado había desaparecido en la madrugada del sábado en la explosión de un carro blindado, y que las sospechas principales apuntan a que falleció y que el brazo armado de Hamás se hizo con su placa de identificación, y quizá, parte de sus restos.

Asimismo, tres civiles israelíes murieron en las últimas dos semanas como consecuencia del impacto de cohetes de Hamás disparados desde Gaza. La última muerte la anunciaban este mismo miércoles las Fuerzas de Seguridad israelíes mediante su cuenta en Twitter, asegurando que "lamentamos informar que un civil israelí falleció a causa de la explosión de un cohete disparado desde #Gaza que golpeó Hof Ashkelon".

Más de 4.000 heridos palestinos

Desde el inicio de la ofensiva, el Ejército israelí dice haber destruído más de 1.715 "sitios terroristas", entre ellos 66 bocas y accesos a un total de 23 túneles. Sin embargo, también han sufrido las infraestructuras civiles, puesto que los bombardeos han alcanzado a 25 centros médicos y hospitales. El último fue el hospital de Al Aqsa de Deir Al Balah, en la región central, que el lunes fue blanco del fuego de artillería israelí que dejó cuatro personas muertas y una treintena de heridos.

Este martes, el Ejército israelí bombardeó una escuela de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA) en el centro de Gaza, donde habían buscado cobijo cerca de un millar de personas. Sin embargo, no hubo que lamentar víctimas ya que el director de esta escuela, que hace las veces de albergue, había ordenado el desalojo horas antes debido a la situación de seguridad por la presencia sobre el terreno de las tropas israelíes.

En el lado palestino, suman ya al menos 701 muertos y más de 4.500 heridos, según el portavoz de emergencias en la Franja, Ashraf al Qedra. La ONU calcula que tres cuartas partes de las víctimas eran civiles.

Buscando el alto el fuego

Mientras, la comunidad internacional busca una respuesta diplomática que lleve a un alto el fuego entre Israel y Hamás, con Egipto como mediador principal.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió el martes a Israel que muestre "contención" en sus ataques en la franja de Gaza y que tenga tener en cuenta más a la población civil, a la vez que hizo una clara condena de los cohetes lanzados desde Gaza contra territorio israelí.