El consejero de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Juan Maria Aburto, ha señalado que el "mejor antídoto" contra la reforma laboral es la firma de un convenio colectivo y, por ello, ha reconocido que no entiende que "haya quien renuncie expresamente al diálogo social como vía de resolución de conflictos". Asimismo, ha apostado por "un gran pacto entre instituciones, tejido empresarial y agentes sociales".

Durante su intervención en la jornada 'Estrategia Topagunea', celebrada en Bilbao, en la que también han tomado parte el diputado de Promoción Económica vizcaíno, Imanol Pradales, y el coordinador de Política Económica y Planificación del Ayuntamiento de Bilbao, Andoni Aldekoa, entre otros, Aburto ha valorado las políticas sociales que se desarrollan en Euskadi y que "para algunos son un gasto inútil".

Tras defender que "inversión pública más inversión privada" da más riqueza, empleo y bienestar, ha apostado por crear "riqueza para repartirla" y ha subrayado que la sociedad vasca aspira a "seguir siendo una comunidad solidaria y cohesionada".

"No tengo ninguna duda de que la empresa vasca y los empresarios son el principal tractor de la economía vasca, el sustento principal", ha argumentado, para añadir que el País Vasco ha sido "claramente emprendedor" y ha apostado porque "desde la edad más temprana y el sector educativo" se trabaje para ser capaces de "generar una cultura emprendedora".

Políticas sociales

Aburto ha defendido además la "enorme inversión" que Euskadi lleva a cabo en políticas sociales, algo que "casi siempre se identifica como gasto y no como inversión; para algunos como un gasto inútil".

"No quiero hablar de retornos de la inversión social, sino de inversión en personas. Tenemos una de las sociedades más cohesionadas de toda Europa, unos índices de pobreza diez puntos inferiores a la media del Estado y cinco por debajo de la media de Europa", ha ejemplarizado.

En este contexto, ha señalado que si "realmente este país tuviera 64.000 niños en situación de pobreza, sería ingobernable". "A veces trasladamos conceptos que generan confusión y hablamos de pobreza, de riesgo de pobreza, de ausencia de bienestar y no todo es lo mismo", ha justificado.

Aburto, que ha mostrado su deseo en que estemos "en un cambio de ciclo", ha reconocido que parece que "todos los indicadores apuntan a que estamos en una tendencia de crecimiento", pero ha incidido en que es necesario que esto "llegue a las familias".

"En estos años de crisis hemos perdido muchas cosas... miles de empresas, miles de empleos, parte del futuro inmediato de una generación de jóvenes y la capacidad de dialogar y llegar a acuerdos", ha lamentado.

En este sentido, ha reconocido que tras crisis y la reforma laboral "parece que se ha caído el mito de la capacidad de los agentes sociales vascos de dialogar y llegar a acuerdos". "Sigo pensando que el mejor antídoto contra la reforma laboral es la firma de un convenio colectivo", ha añadido.

A juicio de Aburto, se transmite la impresión de que se ha "desnudado de valor al diálogo y a confrontar ideas". "No entendemos que en esta situación en que es necesario más que nunca avanzar juntos, haya quien renuncie expresamente al diálogo como vía de resolución de conflictos", ha añadido.

Por último, ha defendido que el tejido empresarial necesita adaptarse y abrir nuevos mercados y, para eso, las administraciones públicas "tenemos que tener el compromiso de estar junto al tejido empresarial para generar esa cohesión social que en Euskadi podría estar en riesgo".

"Esta sociedad necesita lograr de verdad un gran pacto, un pacto entre instituciones diversas, tejido empresarial y agentes sociales que posibiliten de verdad un nuevo modelo de empresa", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.