Kiev
Un soldado del batallón ucraniano "Azov" abraza a su novia antes de jurar lealtad en una ceremonia tras la que partirá, junto con el resto de soldados hacia el este de Ucrania, en el centro de Kiev. EFE

Los insurgentes ucranianos declararon este miércoles la ley marcial y el toque de queda en la ciudad de Donetsk, región en la que las fuerzas gubernamentales han reconquistado varios bastiones rebeldes prorrusos.

La situación en la zona de la operación antiterrorista sigue siendo complicada

"Como medida de reforzamiento del orden público la comandancia de los insurgentes introdujo la ley marcial y el toque de queda", anunció en la red social Twitter Ígor Strelkov, ministro de Defensa de la autoproclamada república popular de Donetsk. Strelkov dijo que el objetivo es evitar desmanes y garantizar la seguridad de los ciudadanos, ya que "en las afueras de la ciudad tienen lugar combates".

Las fuerzas gubernamentales han reconquistado en las últimas semanas varios bastiones controlados por los rebeldes en Donetsk, como Slaviansk y Kramatorsk.
"La situación en la zona de la operación antiterrorista sigue siendo complicada. La mayor tensión se mantiene en Donetsk, Lugansk, Lisichansk, Antratsit, Severodonetsk y Krasnodón", informó por su parte el Ministerio de Defensa ucraniano en un comunicado.

Las autoridades ucranianas aseguran que los milicianos se disponen a lanzar nuevos ataques contra los edificios de las administraciones locales.
Los combates se han recrudecido en los últimos días en la frontera con Rusia, a la que Ucrania acusa de permitir la libre circulación de milicianos rebeldes equipados con armamento pesado, entre los que Kiev cree que figurarían numerosos mercenarios rusos.