El escenario de la plaza temática Inspiraciones Acuáticas de la Expo se abrirá a todos aquellos visitantes que quieran mojarse por una mejor gestión del agua. El espectáculo Hombre vertiente, una de las obras de referencia de la muestra, invitará al público a reflexionar sobre el abuso de los recursos del planeta y permitirá a los espectadores saltar a la palestra para unirse al espectáculo.

La obra, con un presupuesto de cuatro millones de euros, se representará seis veces al día durante las 93 jornadas de la Expo y durará unos 20 minutos. Las funciones, con 14 actores, se harán en un escenario similar a un circo romano con gradas y arena. De esta manera, los espectadores podrán disfrutar tranquilamente del espectáculo desde las gradas o participar de una manera más activa desde la arena.

Danza, teatro, acrobacia, música y circo serán los pilares de este espectáculo, diseñado exclusivamente para la muestra por Pichón Baldinu, director de la prestigiosa compañía argentina De La Guarda.

En el montaje se utilizará el agua como elemento transmisor de luz y fuerza y el resultado final será «una locura inmensa, con emociones extremas que el espectador no podrá olvidar», según Francisco Ortega, responsable de espectáculos de la Expo.

Hombre vertiente se empezará a ensayar este año en un pabellón de Buenos Aires para que todo esté a punto para la Expo. Se trata, según su creador, de un «gran desafío de producción porque se reinventa en cada  representación» para llevar al público a otra realidad.

Víctimas del agua

Aguador, Nilo y Chaac son los personajes de Hombre vertiente que, junto con seres fantásticos, explicarán la relación entre hombre y agua. El argumento de la obra destaca que el hombre abusa del agua y esto le molesta, por lo que el hombre acaba siendo víctima del agua misma en descontrol. «El objetivo es despertar el bicho interior de la gente y hacerle ver que tiene la posibilidad de hacer que las cosas cambien», adelantó ayer Pichón Baldinu.

Una plaza con forma de concha

El espectáculo Hombre vertiente se desarrollará en la plaza temática Inspiraciones Acuáticas, diseñada por el arquitecto Félix Escrig y que tendrá capacidad para 3.000 personas. Se trata de un espacio cerrado, en forma de concha, con un diseño bioclimático, que estará instalado entre el Pabellón Puente y el puente del Milenio. La plaza temática ocupará el margen del Ebro y se conectará con el resto del recinto de la Expo a través de una zona arbolada.