La regulación del río Gállego se realizará finalmente con cuatro y no con cinco balsas, para complementar a la pieza principal del proyecto del embalse de Biscarrués. Así lo confirmaron ayer el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, y el presidente de la CHE, José Luis Alonso, tras firmar un convenio para redactar estos proyectos.

Estas dos administradores cumplieron ayer también con el compromiso de devolver a los regantes del Canal de Aragón y Cataluña el dinero que adelantaron para redactar el proyecto de San Salvador (1,2 millones de euros).

Este proyecto se encuentra ya en fase de exposición pública, lo que supone que la licitación podría producirse en pocas semanas.