Veintiuna de las 56 haurreskolas vizcaínas se han visto obligadas a cerrar desde las 15.30 h durante las vacaciones escolares de Semana Santa. Esta restricción se debe a la imposibilidad de sustituir a los muchos educadores que han cogido días libres.

Algunas de estas guarderías municipales para niños de 0 a 3 años no tendrán horario vespertino en ninguno de los días comprendidos entre la jornada de ayer y el viernes 13 de abril. Otras sólo sufrirán cierres por la tarde en días concretos.

Un quebradero de cabeza para los padres que tienen que trabajar, ya que las haurreskolas abren mañana y tarde durante el curso.

Entre los centros sin horario vespertino están las de Deusto, Matiko, San Inazio y Zamakola en Bilbao. Eso sí, estos centros sólo tendrán jornada reducida del 10 al 13 de abril, según el Ayuntamiento. Tampoco abrirán por la tarde las de Portugalete, Etxebarri y Sestao.

«Ha sido imposible encontrar sustitutos. Nadie quiere dejar su trabajo actual por una sustitución de cuatro días», explica Maite Larrañaga, gerente del Consorcio de Haurreskolas.

Con este plantel, cada ayuntamiento se las ingenia para que los padres trabajadores tengan un lugar donde dejar al crío.

En Bilbao existe el programa Oporretan kirolara hurbildu (en vacaciones acércate al deporte). 500 niños están inscritos en esta iniciativa que se lleva a cabo estos días en diez escuelas. Se celebrarán juegos, torneos...

Además, 6 de los 12 colegios públicos de Barakaldo y 4 de los 9 de Getxo abrirán sus patios e instalaciones para el disfrute de los niños.

«Tiramos de amama»

«Pues, ¿qué voy a hacer? Tirar de amama para que me cuide a los críos por la mañana». María Rodríguez es madre de una niña de dos años y un niño de cinco que estudian en el colegio Zorrozgoiti, cerrado los 15 días de Semana Santa. Las haurreskolas sufren restricciones de horario, pero las escuelas ni abren. «Es el lío de siempre. El año pasado el colegio puso unas extraescolares que estaban muy bien, pero a los padres les parecieron caras. Así que nada. A amama».