Protestas palestinas
Manifestantes palestinos en la ciudad Arara (Israel) protestan contra la Policía israelí por el asesinato del joven palestino Mohamad Abu Jedir. EFE

Uno de los seis sospechosos arrestados este domingo por las fuerzas de seguridad israelíes en relación con el secuestro y asesinato del joven palestino Mohamad Abu Jedir confesó su participación en el crimen e inculpó al resto de los acusados, informó este domingo el diario Ynet.

Las fuerzas de seguridad israelíes arrestaron a seis sospechosos en relación con el caso. Se trata de un grupo formado por ultranacionalistas judíos, informan medios locales.

Una de las principales líneas de investigación de la Policía apunta a que Mohamad Abu Jedir, el palestino de 16 años y vecino del campo de refugiados de Shuafat, en Jerusalén Este, fue asesinado por razones políticas o nacionalistas, lo que reforzaba la hipótesis de que los detenidos son extremistas judíos.

La causa directa de la muerte fueron las quemaduras como resultado del fuego y sus complicaciones 

Familiares de la víctima han denunciado a los medios que los investigadores les han presionado para verificar si el crimen respondió a una disputa familiar o de honor, idea que rechazaron de plano.

Mohamad Abu Jedir, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el miércoles en un bosque de Jerusalén oeste, después de haber desaparecido en la víspera tras ser obligado a subirse en un vehículo, fue malherido en la cabeza y quemado vivo, según reveló una autopsia preliminar del cadáver divulgada el sábado.

"La causa directa de la muerte fueron las quemaduras como resultado del fuego y sus complicaciones", dijo el fiscal general palestino, Mohamed Al-Awewy, a la agencia oficial palestina Wafa.

Saber Al-Aloul, director del instituto forense palestino participó en la autopsia realizada por doctores del instituto forense israelí Abu Kabir de Tel Aviv.

Disturbios por vengar el asesinato

El multitudinario funeral de Jedir tuvo lugar el pasado viernes por las calles de Shuafat, en la que los participantes llamaron a un nuevo alzamiento "Intifada" contra Israel, acto que acabó con disturbios entre las fuerzas de seguridad israelíes y vecinos palestinos.

El asesinato del adolescente palestino se produjo un día después de que fueran hallados en las inmediaciones de Hebrón los cuerpos sin vida de tres jóvenes israelíes secuestrados el pasado 12 de junio cuando hacían autostop en una carretera de Cisjordania.

Inmediatamente después de su localización se multiplicaron por las redes sociales los llamamientos a vengar el asesinato y se registraron concentraciones en las que se corearon consignas de "muerte a los árabes".