Bicimad
Serviciod e alquielr de bicicletas del Ayuntamiento de Madrid el día de su estreno. Jorge París

El inicio de BiciMad sigue dando problemas. Diez días después de su puesta en marcha, y pese al gran interés de miles de madrileños, el servicio de alquiler de bicicletas sigue a medio gas, con un buen número de errores de funcionamiento y con la imposibilidad de hacer uso de las bicicletas con total normalidad.

Aunque el número de inscripciones ha sido elevado (5.200), los usuarios que realmente han conseguido obtener la tarjeta (necesaria para utilizar las bicis, y por la que hay que pagar entre 15 y 20 euros por anticipado) apenas superan el 50% de los inscritos. "La cifra va mejorando y poco a poco el sistema se va estabilizando, pero aún no podemos dar una fecha sobre cuándo empezará a funcionar sin fallos", explica un portavoz de Bonopark, la empresa concesionaria del servicio.

"Un periodo de pruebas o limitar la venta de abonos las primeras semanas habría permitido corregir todos estos errores. Es cierto que en otras ciudades han tenido problemas parecidos los primeros días, pero Bonopark ya implató el sistema de San Sebastián y debería haber previsto esto. Se han juntado varias cosas, por un lado está el gran número de usuarios inscritos, que colapsó la web, y por otro los ataques informáticos sufridos, que ha ralentizado el sistema y provocado numerosos cuelgues. Aún así, esperamos que todo se arregle porque las estaciones están bien implantadas y, cuando pruebas las bicis, estas funcionan muy bien", explica Fernando de Córdoba, portavoz de ecomovilidad.net.

Los ataques informáticos sufridos han ralentizado el sistema"Los pero de este mal comienzo es que va a desincentivar a mucha gente de utilizar la bici. Y es una lásitma, porque la gente tenía ganas y el sistema es perfecto para la orografía y condiciones de la ciudad", afirma Juan Merallo, portavoz de la asociación Pedalibre, a 20minutos.

Mientras tanto, las quejas de los usuarios siguen sumándose, sobre todo las referidas a la imposibilidad de conseguir la tarjeta en los tótems o por no poder sacar la bicicleta de los anclajes, ya sea porque la estación está fuera de servicio o porque no acepta su abono.

Principales quejas

No se puede obtener la tarjeta. Tras tramitarla vía web, muchos usuarios no han podido obtener la tarjeta del abono al solicitarla por el tótem. Otros de lo que la han obtenido han tenido que probar hasta en 15 ocasiones. Aún así, el año que dura la tarjeta no empieza a contabilizarse hasta que se tiene en mano.

No se puede sacar la bici de la base. Tras adquirir la tarjeta, otros usuarios no han podido usar las bicis porque la base no les permite sacarla de su anclaje, a veces porque no lee la tarjeta o porque se encuentra fuera de servicio.

No se puede anclar la bici. Algunas las bases tiene problemas para recoger bien las bicis. Bonopark insiste en que en estos casos lo que hay que hacer es dar parte de la incidencia a través del teléfono (donde no contestan) o del tótem (muchos no funcionan).  Lo mejor en estos casos es buscar otra estación donde aparcar la bici, aunque en otros casos la bici solo se puede devolver donde se ha recogido. Bonopark asegura que es consecuencia de un atasco informático provocado por los numerosos ataques sufridos, lo que ha provocado que las diversas estaciones no se reconozcan entre sí.

BiciMad es una alternativa al coche, no al trayecto peatonalPago por la primera media hora. En otras ciudades, como Valencia, el uso de la bicicleta durante la primera media hora es gratuito, mientras que en Madrid hay que pagar. El Ayuntamiento ha justificado esta decisión en su intención de conseguir que la bici sea una alternativa al coche, no al trayecto peatonal (menos de 500 metros). El abono, sin embargo, sí que es más barato (no más de 20 euros).

Los planos de la página web con las bases no ubican bien varias de las estaciones. Aún así, en los tótems sí se puede consultar el número de bicis de las bases, así como su ubicación.

No se obtiene el código tras pagar. Tras pagar con la tarjeta de crédito se supone que hay que recibir, vía mail, un código que permite recoger la tarjeta en cualquier estación y consultar el saldo vía web. Sin embargo, a muchos no les ha llegado. Este es, a día de hoy, una de las principales quejas.

La tarjeta no reconoce el saldo. Al consultar el saldo de la tarjeta, muchas usarios se encuentran con que no tienen dinero, pese a haber hecho recargas o no haber realizado ningún viaje.

No se puede acceder a la web. La página funciona, pero a veces da error o tarda demasiado en cargarse. Era el problema más frecuente durante los primeros días.

La app para iphone está disponible desde este juevesSistema muy enrevesado.  El sistema no permite el pago en efectivo, y resulta muy complicado darse de alta, sobre todo para personas poco familiarizadas con la informática, como los mayores. También, a veces, se introduce mal el código debido a que las mayúsculas y las minúsculas no se distinguen bien. Bonopark ha empezado a enviar todos las claves en minúsculas para evitar estas confusiones.

Imposible descargar la app. La app de BiciMad es solo para abonados. Las quejas son por la lentitud de la descarga. Al principio solo estaba disponible par Android, pero desde este jueves la app ya está disponible también para los usuarios de iphone.

El sistema va lento. Tanto a la hora de utilizar los tótems, como la app o la web. El sistema, en general, está ralentizado.

Imposible darse de baja. Debido al elevado número de incidencias y a la saturación del servicio, hoy por hoy es casi imposible darse de baja.

Tótems con imágenes de otro servidor.  No es que hayan sufrido un ataque 'hacker'. Los tótems, en realidad, son PC con un tipo de aplicación de Bonopark instalada. Es posible salir fuera de la aplicación y llegar a un sistema operativo como el de los ordenadores personales. Se puede hasta navegar por internet. Por eso el pasado sábado apareció una imagen pornográfica en uno de los tótems mientras que otras pantallas presentaban este aspecto:


Dudas sobre la seguridad de los datos de los usuarios y ataques informáticos. Los únicos ataques informáticos que se han registrado hasta el momento ha sido en los tótems y en la página web, que han provocado que el sistema fuera mucho más lento, sobre todo después de aparecer en prensa que el sistema no es seguro, lo que hizo que se incrementara el número de ataques. Bonopark ha intentado hasta el momento defenderse de estos ataques y afirma que los datos de los usuarios (tanto bancarios como el DNI) están seguros. "El sistema de pago es por tarjeta de crédito, como el que se utiliza en otras webs", aseguran desde la empresa. Pese a no haberse registrado ningún acceso ni a la base de datos ni al servidor, Bonopark ha solicitado una auditoría. En algunos foros de informáticos se insiste en la poca seguridad del sistema.

No se puede tramitar el abono desde los tótems ni sacar tarjetas temporales. Bonopark ha anunciado que, de forma temporal, la adquisición de tarjetas  solo podrá hacerse a través de la página web, no de los tótems. También se interrumpe la venta de las tarjetas temporales (de 1, 3 y 5 días) para evitar así los ataques con imágenes de otro servidor. Ambas opciones volverán a funcionar cuando el sistema se estabilice. Para tratar de ayudar al público, algunasbases, como Sol, Santa Ana o Colón, cuentan con personal de atención al público.

No contestan al teléfono. El teléfono de atención al público de BiciMad (900 922 381), que se supone tiene que funcionar las 24 horas del día, corta la señal o está siempre comunicando.

Irregularidades en la adjudicación de las bicis. Para más inri, la Asociación de Marcas y Bicicletas de España ha presentado una denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) contra la adjudicación de BiciMad al entender que se ha vulnerado el derecho a la libre competencia. Según esta denuncia, al empresa Bonopark es "deficitaria" e "insolvente".

Consulta aquí más noticias de Madrid.