Ruth Ortiz
Ruth Ortiz, la madre de los menores desaparecidos en Córdoba. EFE

El psicólogo de Ruth Ortiz, Francisco Márquez Pérez, ha declarado este jueves que en una de las sesiones le dijo en relación con el que entonces era su marido, José Bretón, que estaba "viviendo con un lobo vestido de cordero".

El psicólogo ha prestado declaración ante el Juzgado de lo Penal número 4 de Huelva en la segunda sesión de la vista oral contra Bretón, condenado a 40 años de cárcel por asesinar a sus dos hijos, por un delito de maltrato psíquico habitual contra su exmujer.

Ella se sentía anulada aunque justificaba las conductas de él" A preguntas del fiscal, el psicólogo ha explicado que vio a Ortiz por primera vez en su consulta el 12 de septiembre de 2011 y que la estuvo tratando durante 4 meses.

Ha detallado que presentaba un cuadro depresivo-ansioso que se caracterizaba por "estado depresivo, miedo, pérdida de autoestima, trastorno de la alimentación y del sueño" que ella atribuía a "la relación bifuncional que vivía con su pareja" a la que describía como "controlador, machista, celoso y obsesivo".

"Ella se sentía anulada aunque justificaba las conductas de él", ha dicho Márquez, quien ha asegurado que le llegó a comentar que "estaba viviendo con un lobo vestido de cordero".

Asimismo, ha considerado que el problema latente se hizo patente cuando la familia se trasladó a Huelva, tras encontrar Ortiz un puesto de trabajo, porque ella le dijo que su marido "nunca vio correcto venirse a Huelva pues la estructura familiar él la concebía como la mujer en casa y el hombre trabajando".

Nuevo rol

En ese momento hay "un cambio de roles", esa "mujer frustrada, se ve autosuficiente" y él "no asume ese nuevo rol, se agudizan las conductas que usa como estrategia de presión".

También ha descrito a Ruth Ortiz como una persona "totalmente despersonalizada y anulada" y ha asegurado que el cuadro que presentaba contenía síntomas de que corresponden a "una mujer maltratada psíquicamente".

Márquez ha precisado que su misión era asesorarle, hacerle ver qué tenía capacidades y, en un momento determinado, aconsejarle si quería luchar o no por su matrimonio: "La decisión fue rotunda, me dijo, bastante tiempo he estado metida en esa cárcel, quiero romper con mi pareja".

Los peritos de la defensa dicen que Bretón "llegó a vivir situaciones en las que él se encontraba rehén y sumiso de una situación familiar" A preguntas de letrada de la defensa, Bárbara Royo, que ha tratado de desvirtuar el informe por su falta de criterios y pruebas científicas, algo que ha sido rebatido por el experto, ha indicado que el "miedo" que presentaba la paciente se podía percibir con signos como que "cuando hablaba de él presentaba incontinencia afectiva y lloraba".

Por su parte, los forenses que han realizado el informe psíquico y psicológico encargado por la defensa de Bretón han concluido que éste "ha llegado incluso a vivir situaciones en las que él se encontraba rehén y sumiso de una situación familiar determinada" y que no maltrató a su mujer.

Miguel Gaona, médico especializado en Psiquiatría Forense, y Jonathan Quejido, psicólogo forense, han expuesto esta tarde las conclusiones de la valoración realizada a Bretón en marzo de 2014. Han manifestado que no han observado ni trastornos de personalidad y que "su perfil psíquico no es congruente con los que se suelen encontrar en una persona que maltrata ni machista".

Por el contrario, apuntaron actos llevados a cabos por él acusado que "no hace un maltratador" como el hecho de que, sobre todo desde que la pareja llegó a Huelva, él "se encargaba de levantar a los niños, peinarlos, llevarlos al colegio, limpiar la casa, planchar, y cocinar, incluso a la carta".

Mientras tanto, el fiscal ha mantenido hoy la acusación contra Bretón, al entender que "existen datos objetivos y pruebas obtenidas legalmente para ello". Por ello, ha solicitado una sentencia condenatoria.

La defensa de Bretón ha pedido la libre absolución, porque durante la vista "no se ha desprendido, ni de lejos, que haya un delito de maltrato psíquico del que se acusa a su cliente; todo se ha demostrado falso". La letrada del acusado, Bárbara Royo, ha asegurado que si el acusado no fuera José Bretón sino Pepe Pérez la causa se habría archivado y no se habría llegado al juicio".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.