El diseñador Julien McDonald
Julien McDonald luce el bañador de moda GTRES

Puede que Beckham y Luis Figo estén estupendos con sus bañadores turbo (aunque a muchas horrorice tenga el cuerpo que tenga el que lo porte), y puede incluso que haya a quien les parezca una prenda ¿bonita?, pero la cuestión que, tras ver pasarelas y escaparates, surge casi de modo inconsciente es: ¿de verdad esta prenda llenará playas y piscinas este verano? "Los 'slips' no dejan nada a la imaginación y me resultan de lo más violento de ver...", sentencia directa y clara la estilista Marta de la Joya.

Los 'slips' no dejan nada a la imaginación y me resultan de lo más violento de ver... La tendencia no obstante lo lleva avisando unos meses: el también conocido y llamado como la marca, Speedo, y hasta ahora reservado para nadar desde su caída a finales de los noventa, vuelve.

"Los bañadores que triunfan son los bóxer ajustados tipo slip", afirma la bloguera y estilista Vanessa de los Ríos, para quien sin embargo está claro que el que queda bien no es precisamente ése: "Los bóxer clásicos a medio muslo son sin duda los más favorecedores".

Acaso los varones que tantas horas dedican al cultivo del músculo lo tengan claro y para presumir se enfunden en estos trajes de baño de mínima tela, pero habrá que esperar para creer que esta tendencia conquistará las horas más cálidas del verano.

No acaba aquí el 'asunto': los colores ácidos acompañan a estos 'slip'. Queda clara la intención: de llamar la atención se trata.

Bermudas surferas: al segundo plano, minibóxer: al primero

Y como de acortar parece que va el juego, nada de bermudas surferas, este verano el bóxer y, sobre todo, el minibóxer se lleva la palma. Por cierto, con palmeras a ser posible, que lo tropical y lo hawaiano estampa estas prendas. 

Obviamente poca tela tienen los 'slips' para andar con mucho estampado (alguno hay, que de todo se acaba encontrando), aunque eso sí: en los turbo hay modelos con hebillas y transparencias.

Los bañadores largos no favorecen nada La ventaja del bóxer, y por eso su éxito, es que resulta el más favorecedor para cualquier físico. La medida perfecta: cuatro dedos por encima de la rodilla. 

"Sin duda alguna, los bañadores cortitos a la altura de la mitad del muslo son los que mejor quedan" comenta De la Joya, para quien las bermudas surferas son la opción menos recomendable: "Los bañadores largos no favorecen en absoluto a no ser que midas más de 1.90 y tengas un talle proporcionado".

Otra moda caída en 'desgracia' este verano es ese ponerse un calzoncillo debajo del bañador, tan habitual los últimos años entre los adolescentes. 

Entre floripondios y rayitas al más puro estilo náutico

Este verano el minibóxer (tras el 'slip') se lleva la coronaAdemás de los colores ácidos, y todo lo relacionado con las eternas temáticas veraniegas: palmeras, loros, flamencos, incluso frutos tropicales y flores,  hay otra tendencia que tiene pinta de ser la que más vamos a ver. Se trata del infalible estilo navy. Matiza De los Ríos: "Estos estampados son tendencia sobre todo en dos colores más que multicolor".

Ese clásico imbatible de rayitas en azul y blanco o incluso rojo vive también para sonrisa de los hombres más tradicionales un momento excelente en cuestión de baño.

Existen opciones más atrevidas para los modernos: bañadores de lycra muy ajustados con toques marineros como un bolsillo en rojo o en blanco y el resto del bañador en azul.

Varias son las propuestas que el estilo náutico hace en el bañador masculino. Eso sí: el azul es el rey, y también fuera de lo navy. Hueco queda para el otro color estrella de la temporada en ropa de baño: el rojo.

La medida perfecta del bañador: cuatro dedos por encima de la rodilla

El 'penekini'

Es raro, estridente, y se quedará en  eso, en una rareza si no falla la cordura, pero ahí está la prenda: el penekini, un minúsculo pedazo de tela que tapa y literalmente solamente las partes íntimas del hombre.

Llamado también saco-tanga, porque es de eso de lo que se compone: un minisaco con una cuerdecilla, parece un 'chiste', pero la prenda existe.

Y hay otra variedad: el medio 'slip', que sólo se sujeta por un lateral. Sí, parece una broma, pero se vende y no precisamente en tiendas de broma.