El aspirante a candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez, ante más de 300 militantes de Málaga, ha hecho este miércoles un llamamiento a los socialistas para "llenar las urnas" el próximo 13 de julio y "dar un ejemplo de democracia", diciendo al PP que "estamos preparados para poner pie en pared y ser una alternativa".

Se ha comprometido, asimismo, al igual que ahora es "un candidato en la carretera", a ser, si resulta elegido, "un secretario general en carretera". Y es que, según ha precisado durante este acto, el primero en Andalucía, "voy a salir del despacho para hacer política en la calle". "Estaré muy poco en Ferraz y mucho con vosotros", ha expuesto, asegurando que una vez al año visitará cada una de las provincias de España.

En un salón del antiguo Centro Cívico de la capital que se ha quedado pequeño y con la presencia de caras conocidas del socialismo malagueño, destacando la exministra y secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez; el secretario provincial de la formación, Miguel Ángel Heredia, o el responsable de Política Institucional del PSOE-A, Francisco Conejo, Sánchez, en su quinto acto de la jornada de este miércoles en la provincia, ha propuesto "un cambio desde abajo a arriba".

"Un cambio con corazón y cabeza", ha reclamado ante un auditorio que le ha recibido entre aplausos, pese a un retraso de más de media hora. Entre los asistentes, se encontraban también el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo; la viceconsejera de Educación, Cultura y Deporte de la Junta, Montserrat Reyes; la portavoz socialista en el Ayuntamiento de la capital, María Gámez; Fernando Arcas, que fuera candidato de los críticos del PSOE malagueño a liderar el partido, o el veterano dirigente socialista José Asenjo.

También delegados territoriales del Gobierno andaluz como Daniel Pérez o Marta Rueda; parlamentarias andaluzas como Marisa Bustinduy o María Salomé Arroyo; el presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata; Enrique Linde, que también ocupó este cargo; el exfiscal jefe de Málaga y presidente de Cruz Roja, Antonio Morales; alcaldes, y concejales, entre otros.

Ayudar a maría gámez

Durante su intervención, el precandidato ha hecho un claro guiño a María Gámez, a la que ha mostrado su disposición a "ayudarla para que sea la próxima alcaldesa de Málaga".

Desde "la cuna del socialismo andaluz y español" ha pedido a los asistentes que hagan gala de "la fuerza del sur" para "provocar el gran cambio del PSOE". "Os propongo que seáis la vanguardia en el cambio", ha afirmado, incidiendo en que el socialismo andaluz es "la columna vertebral de la formación, el bastión, la defensa, ante el dolor que provoca el PP".

Sánchez, que al finalizar su intervención ha respondido las preguntas de militantes, ha insistido en su disposición a "sudar la camiseta". "Trabajo y trabajo para levantar y esperanzar a la organización a la que pertenezco desde hace más de 20 años", ha subrayado.

Tras pedir un aplauso en recuerdo de "aquellas personas que han muerto sin saber leer y que han sufrido el franquismo" y, después de destacar el trabajo del PSOE que hizo posible que "España fuera democrática y europea", ha advertido de que hoy el país tiene "otra piel" con forma de "pobreza infantil, desigualdad entre hombres y mujeres, violencia de género y restricciones a los más débiles".

Ante esas desigualdades, "el PSOE ha de rearmarse, fortalecerse y ser una alternativa clara a las políticas del PP", al que ha definido como "el partido del fraude". De hecho, se ha mostrado muy crítico con el Gobierno y los 'populares', ya que "usan la crisis para construir una sociedad dual".

El aspirante a liderar el PSOE ha dejado claro que si su partido hace coalición, "que sea con aquellos que sufren, pero no con los que provocan sufrimiento". Y es que, como le decía su madre, "mejor solo que mal acompañado".

CORRUPCIÓN

Uno de los aspectos en los que ha incidido con más fuerza ha sido la corrupción y ha dejado claro que si es elegido, "a mí no me va a temblar la mano cuando vea un caso de corrupción en mi partido". "Me comprometo a que tengáis dirigentes ejemplares", ha resaltado.

También ha afirmado que "nuestro partido es socialista y no nacionalista", además de "municipalista". Por ello, otro de sus compromisos si los militantes le dan la responsabilidad de liderar la formación es ganar las elecciones municipales de 2015. Y es que, según ha defendido, "ese será el principio del cambio; será la primera piedra hacia la victoria en las generales".

El precandidato ha precisado, asimismo, que, a sus 42 años, no se presenta como "adalid del relevo generacional", sino que aspira a "una alianza entre generaciones", a que haya "una comunicación intergeneracional".

Finalmente, Sánchez ha pedido a los militantes presentes su aval y su voto y se ha mostrado convencido de que "las mejores páginas del socialismo están aún por escribir".

Consulta aquí más noticias de Málaga.