El presidente del sindicato CSI-F Extremadura, Benito Román, ha pedido a los consejeros entrantes en el Gobierno regional, Clemente Checa y María Ángeles Muñoz, un "freno" a las políticas de "recortes" a los empleados públicos, y que se "restituyan" los derechos que, a su juicio, "se le han arrebatado" a estos trabajadores.

En esta misma línea, Benito Román ha solicitado también a los nuevos consejeros que se "dignifique" dentro de la Función Pública la labor de los empleados públicos, y que apuesten por "mejorar" las condiciones sociolaborales de todos los trabajadores, y "agilizar" la renta básica para que "llegue a cuantas más personas mejor".

Así se ha pronunciado el presidente de CSI-F Extremadura en declaraciones a Europa Press, en las que ha mostrado su sorpresa por los cambios en el Gobierno anunciados por el presidente extremeño, José Antonio Monago, "fundamentalmente" lo que atañe al consejero de Administración Pública, Pedro Tomás Nevado-Batalla.

En este sentido, Román ha resaltado que este consejero "había apostado por el diálogo social con todas y cada una de las organizaciones sindicales" presentes en la mesa general de negociación, donde a su juicio, "se había conseguido cosas importantes" y "amortiguar medidas totalmente injustas y desproporcionadas que venían de Madrid", como las relacionadas con la paga extraordinaria, el devengo de los 44 días o las incapacidades temporales.

Asimismo, ha manifestado que su sindicato colaborará con los consejeros entrantes, pero les ha pedido que "tienen que llegar momentos donde las políticas de recortes tienen que quedar a un lado" para que "se les restituya" a los empleados públicos los derechos que, ha insistido, "se les han arrebatado" y se "dignifique" la labor de la figura del personal al servicio de las administraciones públicas.

Por tanto, ha indicado que quedan 11 meses en los que las medidas que se lleven a cabo, según Benito Román, "tienen que estar enfocadas a cambiar las políticas que se están haciendo".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.