Cáritas Diocesana sigue sosteniendo a muchas unidades familiares en Málaga. El pasado año atendió a un total de 25.245, una labor que fue posible gracias al aumento de las aportaciones en un 16,51 por ciento, pasando de 3.329.070 euros en 2012 a 3.879.000 euros el pasado ejercicio.

Precisamente, el número de socios y donantes, que asciende a 4.702, también se ha incrementado, en esta caso un 14,20 por ciento; y el dinero procedente de los mismos supone la mayor parte de los ingresos de Cáritas, seguido de los conciertos de las plazas de residentes (1.556.425 euros), subvenciones y convenios (1.321.882 euros), aportaciones de personas acogidas en sus centros (769.307 euros) y 45.354 euros correspondientes a otro tipo de ingresos.

En total, en 2013, Cáritas contó con 7.571.968 euros de recursos y gastó 7.626.437 euros: 3.267.106 euros en Acogida y Atención Social; 1.103.277 euros en Programas y Proyectos; 2.947.495 euros en sus centros sociosanitarios —la mayor parte en El Buen Samaritano— y 308.559 euros en Administración y Secretaría.

Estos datos corresponden a la memoria anual presentada este miércoles y en la que destaca también que el 19,96 por ciento de las familias atendidas el pasado ejercicio acudían por primera vez a solicitar ayuda.

Mientras tanto, casi tres de cada 10 llevan acudiendo a esta organización, vinculada a la Iglesia Católica, desde hace más de tres años. Las principales demandas son alimentación (96 por ciento), empleo (39,43 por ciento), ropa (27,61 por ciento), suministros (34,32 por ciento) y pago de la vivienda (18,75 por ciento).

En este sentido, las principales respuestas fueron de asesoramiento, ayuda para alimentación, suministros, empleo y vivienda. En total, el número de acciones desarrolladas en la Diócesis de Málaga superó los 81.300.

CENTROS

Por otro lado, tanto en las Cáritas Parroquiales como en los Servicios Generales se han ejecutado programas y proyectos de intervención social destinados a distintos grupos: infancia y juventud, mujeres, familias, inmigrantes, formación y empleo, desarrollo comunitario, orientación y asesoramiento jurídico, personas mayores y personas sin hogar. En todos ellos han participado 16.120 personas.

Asimismo, un total de 870 personas han participado en el programa de formación y empleo mientras que en los centros sociosanitarios se ha atendido a 341 personas: 124 en El Buen Samaritano; 13 en los apartamentos de Tomás de Cózar; 47 en el Hogar Pozos Dulces; 100 en el centro penitenciario; 19 en la casa de acogida Colichet y 38 en la de Nuestra Señora de la Merced.

En cooperación internacional, concretamente en campañas de emergencia y apoyo a proyectos de desarrollo, se han aplicado 209.631 euros. Al programa Puerta Única para personas sin hogar se han destinado 36.032 euros.

Desde Cáritas han agradecido las donaciones y la financiación de los socios puesto que son personas "que confían en nosotros como cauce efectivo de caridad y solidaridad". No obstante, han agregado que desarrollar su tarea no sería posible "sin la suma de esfuerzos, compromisos y, sobre todo, generosidad e ilusión".

Precisamente, han destacado la labor de los 1.326 voluntarios, que suponen el 89,95 por ciento del total de los que trabajan para Cáritas (1.472 personas). El 10 por ciento —147— son personas contratadas, y la mayoría, en concreto 112, lo hacen en los centros sociosanitarios que necesitan "una gran cantidad de recursos económicos" para funcionar.

Consulta aquí más noticias de Málaga.