Cáritas atendió el año pasado en Canarias a 51.688 personas, un 11% más que el año anterior, según recoge la memoria de actividad hecha pública este miércoles.

De ellas, casi 22.000 lo fueron de manera directa, con una inversión total de 10,3 millones, que ha subido pese al recorte de fondos de las administraciones públicas.

El subdirector de Cáritas de Tenerife, José María Rivero, ha dicho que ha sido un año muy "dificultoso" por el recorte "brutal" de fondos públicos y ha reclamado a los políticos que pongan a las personas "en el centro" de su actividad.

Para hacer su labor, la entidad cuenta en Canarias con algo más de 2.000 voluntarios y más de 160 trabajadores, destacando especialmente los colectivos de Cáritas Parroquiales por su "actitud" para transformar la sociedad contra la "injusticia" y el "dolor ajeno".

Por provincias, en Santa Cruz de Tenerife se atendió a un total de 17.279 personas, el 86% (14.794) vinculadas a necesidades básicas de alimentación, suministro eléctrico, ropa o vivienda, mientras que el resto (2.485 personas), se benefició de proyectos específicos, principalmente relacionados con el empleo, la mujer y la familia.

En esta provincia, el presupuesto total ha sido de casi 4,3 millones, un 8% más que el año anterior, con más de un 60% de fondos procedentes de recursos propios o privados, lo que refleja el "cambio de tendencia" y la caída de la ayuda de las administraciones, ha subrayado Rivero.

El perfil de la persona que acuda a Cáritas es una mujer de nacionalidad española, de entre 25 y 55 años, con hijos a su cargo, baja formación, desempleada de larga duración y escasos ingresos.

En la provincia de Las Palmas, se atendió al doble aproximadamente, un total de 34.399 personas, el 61% de ellas mujeres, con una inversión total superior a los 6 millones de euros.

Además, el 53% son personas con edades comprendidas entre 30 y 49 años. Asimismo, el 46% de los atendidos son familias con menores a su cargo, lo que a juicio de Cáritas, constata que la pobreza "afecta gravemente" a la población infantil. De hecho, la principal necesidad a cubrir es la alimentación.

La recuperación es "muy lenta"

Rivero ha alertado de que Canarias se acerca a la "fractura social" dado que la posible recuperación económica es "muy lenta" y va a seguir habiendo demanda de ayuda en los próximos años.

Además, ha abogado por un "cambio" que no ponga a las personas "al servicio del capital", y ha incidido en que "los brotes verdes" han aparecido, "pero para el poder y el capital", a quienes acuda de "imponer" una forma de vida que ha culminado en la crisis económica.

"Las personas que acompañamos desde Cáritas no son víctimas de una coyuntura económica transitoria, son las personas descartadas por un sistema que ha sido determinado por quienes han encontrado en la especulación y el poder el sentido de su vida", ha comentado.

Sobre las administraciones, ha pedido que la pobreza "sea el primer debate" de los políticos de las islas y no el turismo, ya que "hay muchas dificultades" para llegar a fin de mes en Canarias. "Nosotros no somos gobernantes, pero lo que se ha hecho hasta ahora no sirve", ha indicado.