La renuncia de los siete ediles de Santiago inhabilitados tras su condena por prevaricación será ratificada este miércoles, junto con la de la concejala Rebeca Domínguez, en un pleno extraordinario que también servirá para tomar conocimiento de sus relevos, como primer paso para que empiece a andar el nuevo gobierno local que liderará el hasta ahora conselleiro Agustín Hernández en sustitución de Ángel Currás.

Superado este trámite, se remitirá de inmediato a la junta electoral la documentación de las renuncias y también la propuesta de sustitutos que formalizará el PP a propuesta de Hernández para un gobierno en el que, por el momento, se mantiene Currás como concejal pese a haber renunciado al bastón de mando.

En menos de diez días, cuando la junta electoral remita las credenciales de los nuevos ediles, Hernández podría ser ya investido oficialmente el nuevo alcalde de la ciudad.

En concreto, el orden del día del pleno que arrancará a las 13,00 horas en Raxoi contempla cinco puntos, empezando por la toma de conocimiento de la sentencia que condenó por prevaricación a los siete concejales del PP que acordaron que el Ayuntamiento se hiciese cargo de los gastos de defensa de su compañero de corporación Adrián Varela, imputado en la Operación Pokémon.

Los concejales condenados y que han dimitido son María Pardo, quien ejercía de teniente de alcalde, delegada de Urbanismo y portavoz de la Junta de Gobierno Local; Cecilia Sierra, edil de Hacienda; Francisco Noya, de Participación Ciudadana y Fiestas; Amelia González, de Régimen Interior y Personal; Juan de la Fuente, de Vías y Obras; María Castelao, de Servicios Sociales; y Luis García Bello, de Seguridad y Movilidad.

Otras renuncias

En la misma sesión se informará del escrito de renuncia al cargo de Rebeca Domínguez, quien comunicó a Currás su dimisión "irrevocable" sólo un día después que sus siete compañeros. Domínguez había accedido al acta de edil en mayo de 2012, tras la dimisión como alcalde de Gerardo Conde Roa, imputado por un fraude fiscal por el que acabó por ser condenado.

A los pocos meses, en diciembre del mismo año, Rebeca Domínguez fue imputada por la jueza Pilar de Lara en la Operación Pokémon, ante la cual declaró en relación a un supuesto delito de tráfico de influencias en la contratación del personal de la escuela infantil de Salgueiriños, que había sido adjudicada a Sermasa, empresa del Grupo Vendex.

A estas ocho renuncias se suma la de Adrián Varela, quien había dimitido unos días antes de que trascendiese la sentencia condenatoria de sus compañeros, en el mismo día en que fue citado a declarar en calidad de querellado (figura análoga a la de imputado en los casos de denuncias), a raíz de la querella presentada contra él por la CIG después de que pidiese el despido de la mujer de un sindicalista. La dimisión de Varela ya fue ratificada en un pleno previo.

Como cuarto y quinto punto, se informará al pleno de los escritos de renuncia a ocupar las vacantes de concejales por parte de miembros de la lista electoral del PP, así como de la propuesta de nuevo equipo de Hernández, en su mayoría conformado por concejales no electos, entre los que se encuentra la histórica María Jesús Sáinz, y al que también se ha incorporado la diputada Marta González, que sí iba en el número 24 de la candidatura popular de 2011.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.