permitido
El derribo ha permitido liberar 8.100 metros cuadrados.

Los proyectos de la piscina y el polideportivo municipal del barrio de Oza ya tienen los terrenos para ser una realidad. El Ayuntamiento derribó ayer cuatro casas que habían sido expropiadas en esta zona para ganar así una superficie de 8.100 metros cuadrados, sobre la que se construirán esas dos infraestructuras municipales.

Según informaron representantes del Gobierno local, a lo largo de este año se licitarán estos dos proyectos y en 2008 comenzarán las obras. El derribo de estas construcciones forma parte de la segunda fase del parque de Oza, un gran pulmón verde que ocupará una superficie de más de 55.000 metros cuadrados, casi cinco veces la plaza de María Pita. En ese espacio, los vecinos de todo el entorno de Oza y O Castrillón ganarán zonas de ocio para niños y mayores, con diferentes jardines, pistas de petanca, skateboard, estanques y cascadas de agua. El parque tendrá además un pórtico a modo de entrada en el borde con la ronda de Outeiro, donde se construirá un quiosco y aseos públicos. También habrá una cafetería-mirador en la parte alta, y en los jardines se reservarán zonas acotadas para pasear a los perros. El proyecto incluye una superficie de 2.500 metros cuadrados para juegos infantiles y plazas de aparcamiento.