Una mujer ejerciendo la prostitución
Imagen de archivo de una mujer ejerciendo la prostitución. ARCHIVO

La crisis está provocando un aumento de las mujeres que ejercen la prostitución y optan por no usar preservativo para hacer frente a la "competencia" y lograr clientes, según revela un estudio del Centro de Estudios Epidemiológicos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual y Sida de Cataluña (Ceeiscat), que depende de la Agencia de Salud Pública de la Generalitat.

Los resultados, publicados en la Gaceta Sanitaria, son fruto de 1.600 entrevistas a mujeres que ejercían la prostitución en la calle, pisos y locales de Cataluña entre 2005 y 2011, con una media de edad de 30 años y la mayoría de ellas inmigrantes procedentes del este de Europa (35,4%), Latinoamérica (29,1%) y África (24,3%).

Puede deberse a un  "incremento de las mujeres que ejercen la prostitución debido a la actual situación económica"En el primer año de estudio, el 14% de las prostitutas declaró haber padecido alguna infección de transmisión sexual, una cifra que aumentó hasta el 20,6% en 2011, algo que coincide con una "bajada de guardia" del colectivo con las medidas de prevención: entre 2005 y 2011 aumentaron del 5,1% al 9,9% las mujeres que utilizaban inconstantemente el preservativo en sus relaciones sexuales con clientes.

La falta de protección con las parejas estables, "ya de por sí elevada", también aumentó del 86,2% al 94,4% entre 2005 y 2011, y todos los años, el 50% de las trabajadoras del sexo manifestó haber realizado alguna interrupción voluntaria del embarazo.

Esta relajación en las medidas de prevención puede relacionarse con el "incremento de las mujeres que ejercen la prostitución debido a la actual situación económica, que ha llevado a una competencia de precios que puede traducirse en un aumento de las prácticas de riesgo".

El estudio también revela que, pese al aumento de las prácticas de riesgo, el VIH se ha estabilizado entre las prostitutas de Cataluña en los últimos años, con una tasa en torno al 2%. La afectación es significativamente superior en las prostitutas de nacionalidad española —14,6% frente al 0,3% de las inmigrantes en 2011—, lo que puede atribuirse, en parte, "al consumo de drogas por vía parenteral".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.