Policías de la Comisaría de Burgos han detenido a un joven de 27 años, M.A.R, con numerosos antecedentes, por un presunto delito de robo en un comercio del centro de la ciudad en el que actuó con las manos enfudadas en calcetines para no dejar huellas, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Los hechos se produjeron cuando una llamada alertó de madrugada al 091de que un sujeto, del que se facilitaban características físicas y de vestimenta, trataba de romper la luna de la puerta de un establecimiento.

Una patrulla lo sorprendió escondido tras unos contenedores, momento en el que se dio a la huida a pie. Tras perseguirle por varias calles, el sospechoso fue interceptado por otra patrulla.

Llevaba puestos unos calcetines blancos en las manos, a modo de guantes, para evitar dejar huellas. También le fue intervenida una barra metálica de uña, de sesenta centímetros.

El comercio tenía un agujero en una luna, aunque parece que no llegó a entrar en el local porque el ruido provocado alertó al vecindario.

Consulta aquí más noticias de Burgos.