La única comarca malagueña que aún no cuenta con hospital propio, la del Guadalhorce, tendrá que esperar hasta finales de 2009 para ver convertido en realidad el complejo proyectado en Cártama, que dará cobertura a una población superior a los 91.000 habitantes (Álora, Tolox, Pizarra, Ardales, Casarabonela, etc.).

La redistribución del espacio interior y, sobre todo, la recalificación del suelo donde va a construirse retrasarán al menos un año la previsión inicial de puesta en funcionamiento, estimada para finales de 2008.

«Actualmente, la Consejería de Salud está terminando de redactar el anteproyecto», y cuando llegue al Ayuntamiento, éste sacará a concurso las obras del edificio, según el primer teniente de alcalde de Cártama, Jorge Gallardo. Los trabajos durarán 24 meses.

Suelo

Recalificado: Los 44.129 metros cuadrados de superficie han pasado oficialmente –ayer se publicó en el BOJA– de ser de especial protección a ser de común de grado 1 «con la finalidad de construir un Centro Hospitalario de Alta Resolución».

NUevas previsiones

Gallardo: «Quisiéramos que antes de las elecciones de mayo se adjudicaran las obras, pero no se puede dar una fecha concreta hasta que nos remitan el anteproyecto», expresó ayer el portavoz municipal, quien afirma que «la idea sería que en septiembre comenzara la construcción del edificio».

Servicios

Especialidades: Anestesia, reanimación, aparato digestivo, cardiología, cirugía general, medicina interna, dermatología, neumología y ginecología, entre otras.

50 habitaciones individuales

Además de un área de observación con seis camas, el proyecto inicial contemplaba 44 habitaciones individuales con una plaza, que «se aumentarán hasta las 50», detalla el portavoz municipal, Jorge Gallardo. También existe la posibilidad de colocar otra cama en cada habitación si la demanda, como se prevé, así lo precisa. Entre otras instalaciones, el hospital contará con cuatro quirófanos y un helipuerto para el traslado de enfermos. Y está previsto un servicio de telemedicina que transmitirá las imágenes diagnósticas de las patologías más complejas para que viajen las pruebas y no el ciudadano.