Familiares y vecinos de los mineros turcos protestan y piden la dimisión de Erdogan

  • El primer ministro turco acudió al pueblo donde se produjo el accidente para seguir la operación de rescate de los 120 mineros que aún están atrapados.
  • Después de dar una rueda de prensa, Erdogan pretendía salir para hacer una declaración, pero se encontró con una protesta en la que se pedía su dimisión.
  • "Han pasado 24 horas y no habéis sacado a nuestros hijos de la mina", gritaron varios de los reunidos.
  • Tras unos momentos de tensión y forcejeos, las fuerzas de seguridad introdujeron a Erdogan en un supermercado cercano para protegerlo.
  • El Gobierno turco eleva a 274 la cifra de muertos en la explosión de la mina.
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan (dcha), abandona la mina de Soma tras visitar el lugar donde se produjo la explosión en la que murieron más de 200 mineros.
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan (dcha), abandona la mina de Soma tras visitar el lugar donde se produjo la explosión en la que murieron más de 200 mineros.
BOZOGLU / EFE

Familiares de la víctimas y vecinos de la localidad turca donde se ha producido el accidente que hasta ahora se ha cobrado la vida de 274 mineros reclamaron este miércoles a gritos la dimisión del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.

Varias decenas de vecinos se reunieron a las afueras del Ayuntamiento para abuchear y pedir a gritos la dimisión de Erdogan, que acudió este miércoles al pueblo donde se produjo el accidente para seguir la operación de rescate del centenar mineros que aún están atrapados en la excavación.

Después de dar una rueda de prensa en el edificio, Erdogan pretendía salir para hacer una declaración a los presentes, pero se encontró ante la protesta de los reunidos que reclamaban su dimisión, según recogen los medios turcos.

"Han pasado 24 horas y no habéis sacado a nuestros hijos de la mina", gritaron varios de los reunidos. "Si no gritamos aquí, dónde lo vamos a hacer", se escuchó a otro de los manifestantes.

Después de unos momentos de tensión y forcejeos, la policía intervino y detuvo a un joven, mientras que las fuerzas de seguridad introdujeron a Erdogan en un supermercado cercano para protegerlo.

Los guardaespaldas del primer ministro tuvieron que proteger también el vehículo oficial del mandatario y quitarle su placa oficial para evitar que fuera reconocido porque varios de los manifestantes trataron de dañarlo.

La protesta surgió después de que el jefe del Gobierno dijera en una rueda de prensa que este tipo de accidentes en la minería sucede "todo el rato" en el sector.

El primer ministro no alimentó esperanzas de que se pudieran hallar supervivientes, pero subrayó que las autoridades se están ocupando de los fallecidos de la mejor manera.

"Haremos lo posible en lo material y lo espiritual. Rezan por ellos en todos los cursos coránicos y serán recordados en el sermón del viernes", dijo Erdogan, dirigente del partido islamista Justicia y Desarrollo (AKP).

Negó responsabilidades

Prometió también una "investigación legal para clarificar las circunstancias" del accidente, pero se negó a adjudicar responsabilidades y describió el accidente minero como fortuito, comparándolo con las desgracias ocurridas en el siglo XIX en Inglaterra.

"Deberían ustedes saber cómo funciona la minería. En 1862 murieron 262 personas en una mina de carbón de Inglaterra, en 1866 fueron 361, en 1894, otros 290, por una explosión. En China murieron 1.549 en 1942, en Japón, 458 en 1963, en India, 372 en 1975. Este tipo de accidentes ocurre todo el rato", relató Erdogan.

También dijo que "se hizo una inspección de la mina en marzo pasado y no hubo irregularidades. Trabajar sin accidentes es imposible y esta mina es una de las mejores en cuanto a condiciones de seguridad".

El primer ministro turco recordó además que entre 1942 y 2010, unos 900 mineros murieron en Turquía en una serie de accidentes, siendo el mayor el ocurrido en 1992, que causó 263 fallecidos. En todo caso, el accidente de este martes ya es el mayor de la historia reciente de Turquía.

La policía carga con gases lacrimógenos en Ankara y Estambul

Por otra parte, la policía turca intervino este miércoles con gases lacrimógenos para dispersar una manifestación en Ankara contra el Gobierno y en solidaridad con la víctimas del accidente minero.

Varios miles de personas se reunieron en la céntrica plaza de Kizilay y desde allí pretendían dirigirse al Parlamento, pero la marcha fue abortada por los antidisturbios, informó el diario turco Hürriyet.

En otra parte de la ciudad, alrededor de 800 estudiantes pretendían marchar hasta el Ministerio de Energía para protestar, pero la Policía lo impidió con varias salvas de gases.

En Estambul también ha habido una concentración multitudinaria. Varios de los mayores sindicatos del país se citaron en la céntrica calle Istiklal para leer un manifiesto contra la privatización de la industria minera y las subcontratas, en su opinión responsables del accidente.

Una muchedumbre de varios miles de personas, según afirmaron testigos, comenzó entonces una marcha hacia la plaza de Taksim pero fue bloqueada por unidades de la policía antidisturbios tras recorrer la mitad del camino, y la policía cargó contra la manifestación con cañones de agua a presión, gas lacrimógeno y balas de plástico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento