Evo quiere quitarle la coca a la Coca-Cola

  • Una comisión que trabaja en la reforma de la Constitución acepta una propuesta de productores y comercializadores para que la palabra "coca" salga del nombre de marca.
  • Según ellos, la multinacional se beneficia del buen nombre de un símbolo nacional.
  • El hecho se inscribe en un contexto de revalorización de una planta clave en la economía boliviana.
Los asambleístas partidarios de Evo Morales quieren dignificar la planta de coca. La primera afectada, la marca de refrescos.
Los asambleístas partidarios de Evo Morales quieren dignificar la planta de coca. La primera afectada, la marca de refrescos.

Desde su aparición, la Coca-Cola es un símbolo cultural de Estados Unidos, presente en todos los países del mundo sin necesidad de traducciones.

En Bolivia es mucho más.

La comisión de la Coca, que en Bolivia participa en la redacción de una nueva Carta Magna, ha aceptado la petición de varios productores para proponer que se prohiba el uso de la "hoja sagrada" en productos comerciales.

La resolución fue aprobada la semana pasada por productores y comercializadores de coca, casi todos ellos afines al Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del presidente Evo Morales.

La hoja de coca es un patrimonio cultural y vamos a pedir que se retire el nombre de la coca de lo que es la Coca-Cola. Ellos se benefician hasta con el nombre de la coca

El asambleísta Severo Huanca, en declaraciones a Associated Press, afirma que "la hoja de coca es un patrimonio cultural y vamos a pedir que se retire el nombre de la coca de lo que es la Coca-Cola. En realidad ellos [la multinacional] se benefician hasta con el nombre de la coca".

Aunque Coca-Cola afirma que la coca ya no forma parte de la fórmula mágica del refresco, Evo Morales ha denunciado en varias ocasiones que la compañía sigue comprando hoja en su país, relacionando este hecho con la rutina de producción.

La coca, en la bandera

Las ideas para revalorizar el símbolo nacional van más allá, ya que la misma comisión ha pedido retirar de la bandera nacional el laurel y el olivo para sustituirlos por la planta de coca, algo que no parece fructificar por falta de consenso.

El presidente Evo Morales, un antiguo líder cocalero, lucha por dignificar la planta internacionalmente, e intenta sacarla de la lista de negra de sustancias prohibidas de la ONU.

El organismo internacional prohibe desde 1961 la comercialización de productos hechos con coca en una convención, que puedes consultar aquí (pdf).

Morales ha ampliado en diciembre el terreno agrícola que se le dedica a las plantaciones, de 12.000 a 20.000 hectáreas, algo mal visto por algunos vecinos latinoamericanos y también por EEUU, que ve con preocupación que la materia prima de la cocaína crezca en el país andino.

Dudas acerca del uso de la planta

Bolivia es el tercer productor mundial de hoja de coca después de Colombia y Perú.

Los excedentes de las aproximadamente 12.000 toneladas de hoja que se dedican al consumo legal son utilizadas, según EEUU, a la producción de cocaína.

Los productores, por su parte, se defienden afirmando que la planta, en su estado original, no supone ningún peligro.

Al contrario, mascar coca calma la sensación de hambre o el cansancio, produciendo un efecto natural beneficioso.

A estos argumentos se une su utilización en ceremonias religiosas indígenas.

Ahora, además, el refuerzo cultural y simbólico puede venir de la mano de la amputación al nombre de la marca que vende lo que algunos llaman "las aguas negras del capitalismo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento