El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha asegurado que si el pueblo no vota en próximo 25 de mayo y no da un "giro a la izquierda", entonces enviará el "mensaje equivocado" a los poderosos de que "pueden seguir apretando las clavijas".

Así lo ha indicado Lara en un acto público celebrado en Medina Sidonia (IU) en el que ha irrumpido un grupo de extrabajadores de Delphi. Tras su desalojo, Lara ha dicho que ese colectivo es "su gente", su clase "desclasada" que otros han hecho que "equivoquen el camino" y, "sin que ellos sean conscientes", los han convertido en "aliados del capitalismo de manera indirecta" y vean a su formación como "enemigos". En este sentido, les aclara que IU no es su enemigo y recuerda que es la fuerza política que lleva "toda la vida luchando por la clase trabajadora, porque somos la clase trabajadora".

Lara ha criticado el mensaje de que todos los políticos son iguales, ya que genera "desafección de la política, tendencias populistas y tendencias fascistas que no pueden calar". Asegura que es "el poder" quien tiene "interés" en generar esa desafección de la política, en hacer creer que "no hay salida para que la gente no vote" y "evitar que el poder pueda cambiar de manos".

Por ello, anima a la clase obrera, a la mayoría social, a que acuda a las urnas el próximo día 25 y lanzar un "mensaje de rebeldía serena, organizada y consciente de que son posibles otras políticas", evitando así que mantengan el poder "los mismos que tienen a este país de rodillas a lo largo de la historia".

Asegura el dirigente de IU que está convencido de que el PP va a "llenar la campaña de propaganda" y de que su formación no aparecerá en los medios de comunicación en una estrategia de "los poderosos" para perpetuar el bipartidismo.

Lamenta Cayo Lara la "herencia" que dejó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la "política de destrozos, no de reformas", que afirma que ha hecho el PP, al que acusa de poner el Boletín Oficial del Estado (BOE) "al servicio de la banca, la CEOE y del capital, al servicio de la minoría rica y en contra de los intereses de la mayoría social".

En este sentido, apunta que cualquier acuerdo que evidencie que se puede "avanzar por la izquierda" hará que sean unos "proscritos" y "nos tirarán con palas y bombas para que saltemos" por poner "en peligro sus intereses de clase".

Dice Lara que les llaman "radicales" por sus propuestas para combatir el fraude fiscal, por oponerse al pago de la deuda ilegítima y su apuesta por una reforma fiscal progresista, por oponerse a un Banco Central Europeo "al servicio de la banca y no de los ciudadanos", por oponerse al artículo 135 de la Constitución y defender el artículo 47 para el acceso a la vivienda, como apunta que están haciendo en Andalucía.

Asegura el dirigente de IU que "a muchos no les interesa que estemos en el Gobierno de Andalucía porque eso puede correr como la pólvora", por lo que son una fuerza "peligrosa". Afirma que a su formación le "incomodan mucho los sillones", pero prefieren ocuparlos por ser "verdaderos representantes del pueblo" y poder así poner los boletines "al servicio de la mayoría social y la clase trabajadora".

Critica a aquellos que tratan de culparles de los "problemas ancestrales de Andalucía" e invita a "poner el acento en quienes sí son responsables" de asuntos como los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares y de "este modelo que aumenta la desigualdad social".

Reconoce que con su representación en el Gobierno andaluz no pueden resolver todos los problemas de Andalucía, si bien deja claro que IU no está en el Gobierno andaluz "para tapar el pasado ni para asumirlo, sino para corregir el futuro". Abunda que IU está en la Junta de Andalucía "para cambiar las cosas", pero "es quien tiene la culpa del pasado histórico quien debe asumir la responsabilidad".

"Somos peligrosos y por eso preocupamos a quienes quieren evitar que sigamos creciendo", pero IU está dispuesto a hacerlo en España y en Europa, y por ello ha llegado a alianzas con otros partidos para "combatir el bipartidismo" y "conquistar el poder para que lo tenga la gente corriente, la mayoría social".

Por último, ha animado a los ciudadanos a preguntar durante la campaña a PSOE y PP si van a suprimir el artículo 135 de la Constitución, las dos últimas reformas laborales y los "pensionazos", si van a procurar que el Banco Central Europeo esté al servicio de los Estados, si van a pedir una auditoría de la deuda y abordarán el pago de los intereses, si llevarán a cabo una reforma fiscal progresiva "de verdad" para que pague más el que más tiene y si "van a luchar de una puñetera vez contra el fraude fiscal".

"hay que buscar una solución a delphi"

Por su parte, el coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, ha aludido a la "ambición de cambiar Europa desde el sur del sur" y convertirla en "la Europa de los trabajadores y los ciudadanos". Por ello, llama a la gente de izquierda a "levantarse" y "tomar conciencia de lo que podemos cambiar" para "construir una sociedad mejor" y "defender los derechos de toda la ciudadanía".

Asimismo, tras la irrupción de un grupo de extrabajadores de Delphi en el acto, Maíllo ha sostenido que "hay que buscar una solución a Delphi y cualquier otro conflicto de la provincia gaditana, porque estamos para resolver los problemas de la gente", aunque advierte de que no van a permitir "insultos parafascistas" como los que este mismo colectivo profirió esta semana en un acto en el que estaba prevista su participación en la capital gaditana y que finalmente no pudo celebrarse.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.