UGT-Aragón estima que un 50% de los perceptores del IAI podrían dejar de recibirlo con la reforma

UGT-Aragón ha estimado que un 50 por ciento de los perceptores del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI), en total ahora lo reciben más de 5.000, podrían dejar de cobrarlo con la reforma que plantea el Gobierno autonómico.
Margarita Moya y Pura Huerta.
Margarita Moya y Pura Huerta.
EUROPA PRESS

UGT-Aragón ha estimado que un 50 por ciento de los perceptores del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI), en total ahora lo reciben más de 5.000, podrían dejar de cobrarlo con la reforma que plantea el Gobierno autonómico.

Así lo ha indicado la secretaria de Formación y Empleo de UGT-Aragón, Pura Huerta, y la técnico del Departamento de Servicios Sociales de UGT-Aragón, Margarita Moya, este lunes en una rueda de prensa, en la sede del sindicato en Zaragoza, donde han presentado el documento 'Observaciones al proyecto de Ley de reforma del Ingreso Aragonés de Inserción'.

El sindicato ha realizado una propuesta para mejorar el texto que va a ser trasladada este lunes a todos los grupos parlamentarios de las Cortes de Aragón.

Los representantes de UGT-Aragón que han intervenido en la realización del documento ya va a iniciar contactos directos con los grupos Izquierda Unida (IU), Chunta Aragonesista (CHA) y Partido Socialista (PSOE).

"El contenido de proyecto de ley puede ser mejorado, es más restrictivo y aporta menos cobertura", ha recalcado la secretaria de Formación y Empleo de UGT-Aragón, Pura Huerta.

De esta forma, ha incidido en que el IAI es un "derecho" que "debería tener prioridad presupuestaria" y que, con la última reforma planteada, se "disminuye".

En este contexto, ha asegurado que, desde el sindicato, se ha constatado el "rechazo mayoritario" de los grupos sociales de la región a la reforma.

Pura Huerta ha apostado por "reforzar" los servicios sociales en la Comunidad durante este periodo de crisis económica, y ha remarcado que la reforma planteada es un "retroceso".

RETROCESO

La técnico del Departamento de Servicios Sociales de UGT-Aragón, Margarita Moya, ha concretado que la reforma del IAI es un "retroceso" para la Comunidad autónoma.

Ha opinado que el Gobierno pierde "una oportunidad" de regular esta prestación y que la nueva norma podría dejar fuera al 50 por ciento de las personas que perciben el IAI.

"El IAI lleva 21 años de andadura y las pocas reformas que se le han hecho han sido para mejorar y agilizar su tramitación, algo que en este proyecto de ley no ocurre, dado que alarga el proceso", ha relatado.

Además, ha explicado que el IAI sustituye a la renta básica que no existe en la comunidad, es decir, está regulado para funcionar como si lo fuese mientras no se cree uno, dado que este tiempo de prestación es "un derecho, que no puede estar sujeto a presupuesto".

Por lo que ha considerado que se debería haber aprovechado para "reelaborar una ley de renta básica" y "mejorar el actual decreto del IAI".

Restringir el acceso

Margarita Moya ha matizado que con la reforma planteada lo que se intenta es "restringir el acceso" a aquellas personas que necesiten percibir el IAI.

Ha informado de que el tiempo marcado para su tramitación pasa de ser "de un mes a tres meses". Además, ha puntualizado que este mes tampoco se cumple, dado que "se están tardando hasta 10 meses en las nuevas solicitudes y 6 meses en las renovaciones".

"Si el tiempo que va a tener la administración para presentar la resolución es de tres, podemos suponer que durante un año habrá personas que no reciban ningún tipo de prestación", ha precisado.

Ha apuntado que, por el contrario, esta regulación no marca el periodo de tiempo que la solicitud de prestación debe permanecer en los ayuntamientos y comarcas, administraciones por las que pasa antes de que se pueda percibir.

EDAD

En la reforma, según UGT, se aumenta la edad para recibir la prestación del IAI, pasando de 18 años a 25, excepto en los casos en los que haya cargas familiares.

"Además, se limita a tres años esta prestación, aunque recoge la posibilidad de una prórroga, y, finalizado este periodo, tiene que pasar un año para volver a percibirla", ha explicado Moya.

Ha considerado que esta medida es innecesaria, dado que "no hay cronificación" de los perceptores del IAI, "el 95 por ciento está en situación de desempleo, pero se ven obligados a vivir de esta prestación".

Moya ha referido que muchas de las personas que están en desempleo y percibiendo el IAI tienen "muy difícil" que, en la actual situación económica y dado el tiempo que llevan sin trabajo, vuelvan al mercado laboral. Por ello, en muchos casos deciden reciclarse y formarse.

En este contexto, "todos aquellos que se encuentren en proceso de formación reglados quedarán fuera del IAI, lo que se hace es sancionar la formación", ha señalado.

EXTRANJEROS

La técnico del Departamento de Servicios Sociales de UGT-Aragón ha criticado el hecho de que, con la reforma, los extranjeros deban estar dos años ininterrumpidos con el permiso de residencia. "Si en el momento de solicitud tienen la documentación en regla deberían tener los mismos derechos", ha dicho.

Por todo ello, y por el control "rígido" que plantea el Gobierno a los perceptores de la ayuda, Moya ha subrayado que esta reforma "crimilaniza" a los perceptores del IAI.

"equipararnos a la baja"

Margarita Moya ha aseverado que Aragón se equipara "a la baja" con otras comunidades limítrofes. Es decir, "cogemos las restricciones que se hacen en el IAI de lo que se están haciendo en otras pero no creamos una renta de inserción básica como hay en regiones vecinas".

En este punto, y teniendo en cuenta todas las "restricciones" en la reforma del Gobierno autonómico podrían hacer que "un 50 por ciento" de los perceptores del IAI se quedaran sin recibir la prestación y que "muchos colectivos que quieran acceder a ella no puedan".

Esta cifra es así de alta porque, para empezar, "se quedan fuera todos los menores de 25 años que no tienen cargas familiares", así como aquellos que no tengan los papeles en regla "de forma continuada", ha mencionado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento