Los arrestados, dos de los cuales ya han ingresado en prisión por orden judicial, eran muy violentos si sus víctimas ofrecían resistencia. Les fueron intervenidas tres navajas de grandes dimensiones y una pistola de descargas eléctricas que empleaban en sus robos. El cogotazo consiste en seguir a una persona que ha sacado dinero de un cajero, golpearla fuerte y correr con su dinero.