Entrada del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada en Valdemoro
Entrada del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada en Valdemoro. Guardia Civil

El teniente coronel Antonio Tejero Díaz, desde este lunes ex jefe del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 1 de la Guardia Civil, no reparó en medios para organizar la comida con la que agasajó el pasado 18 de febrero a su padre y a diversas personas implicadas en el fallido golpe de estado de 1981. Guardias civiles destinados en la unidad que mandaba Tejero Díaz, hijo del golpista condenado Antonio Tejero, hicieron de camareros en el almuerzo, una paella para unos 12 comensales, según fuentes consultadas por este diario. También organizaron las mesas en el comedor que tiene el GRS en el complejo de Valdemoro, compraron los ingredientes de la comida y prepararon la posterior exposición de armas y vehículos con los que Tejero Díaz concluyó la comida del 33 aniversario del 23-F. De momento, Tejero Díaz, aunque destituido de sus responsabilidades de mando, sigue siendo teniente coronel y sigue residiendo en el pabellón oficial (vivienda) que tiene asignado dentro del acuartelamiento de Valdemoro.

"Los cocineros que hicieron la paella son guardias civiles del GRS que estaban en su jornada laboral, pero que recibieron órdenes para que dejaran sus quehaceres policiales. Su nueva orden era hacer una paella. Los que actuaron de camareros, igualmente. Incluso se hizo una exhibición de material, detrayendo agentes de sus funciones policiales. Es decir, se sustrajo un número importante de guardias civiles para este acto privado. Queda demostrado que no era una comida privada dentro de un acuartelamiento. Se aprovechó de su graduación", señala la Unión de Guardias Civiles.

La investigación tiene poco recorrido, según las fuentes consultadas, ya que la gran mayoría de los asistentes están retirados El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró este martes que la destitución de Tejero Díaz se ha producido porque organizó esa comida en dependencias oficiales "sin autorización y sin el conocimiento de sus superiores", y dejó claro que su cese "se hubiera producido igualmente con independencia de que se celebrara o no" un aniversario del 23-F en las instalaciones bajo su mando. Interior destaca que el teniente coronel exhibió además medios de su unidad tras la comida. La dirección de la Guardia Civil ha iniciado una investigación para identificar a todos los invitados a la comida, algo que tendrá que hacer a través de las declaraciones de los testigos, ya que al parecer el teniente coronel ordenó que los invitados no se registraran en el control de acceso.

Lo único que ha trascendido es que asistieron a la comida Antonio Tejero padre, de 81 años; el excapitán de la Guardia Civil Jesús Muñecas Aguilar, condenado a cinco años de prisión por el 23-F y acusado de torturas por la juez argentina que investiga los crímenes del franquismo; y varios oficiales de la Guardia Civil ya retirados que tuvieron alguna relación con el 23-F. La investigación tiene poco recorrido, según las fuentes consultadas, ya que la gran mayoría de los asistentes están retirados. El ministro también ha asegurado que tuvo conocimiento de esta comida el lunes 17 de marzo, un mes después de celebrarse. ¿Por qué ha tardado tanto tiempo en cesar entonces al teniente coronel?

Una venganza

Fuentes de la Guardia Civil en Valdemoro aseguran que todo ha sido una venganza por parte de ciertos mandos que lo filtraron a la prensa. "Cualquier amigo o familiar de los guardias que trabajan y viven aquí puede entrar sin que se registre su nombre", explica un agente que lleva 10 años en el acuartelamiento de Valdemoro, sede del Colegio de Guardas Jóvenes Duque de Ahumada. "Además, es común que se celebren allí comidas, cenas y eventos. Yo mismo junté a 15 antiguos compañeros de promoción hace pocas semanas y no pasó nada", afirma el mismo guardia. Valdemoro es una importante base de la Guardia Civil. Allí hay especialidades como los TEDAX (desactivación de explosivos), la base de la Unidad Especial de Intervención (UEI), el escuadrón de caballería, el colegio de guardas jóvenes y los GRS que mandaba Tejero Díaz. Tejero Díaz tiene mucha familia en la Guardia Civil: un hermano es sargento y uno de sus cuñados es general de división.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha reclamado que se depuren responsabilidades a todos los niveles y que "realice una investigación para conocer los detalles de esos hechos, así como quiénes lo organizaron y participaron en él". La AUGC también critica la doble vara de medir de la dirección de la Benemérita: "mientras Tejero es sancionado con un cambio de destino, a los dirigentes de la asociación se les han abierto 36 expedientes durante el Gobierno del PP por reclamar derechos, libertades y una mejora en las condiciones sociolaborales de los trabajadores del cuerpo"

El teniente coronel Tejero Díaz tiene el apodo de "cortijero" por la forma en que dirige sus unidades El Boletín de la Guardia Civil ha publicado esta martes la destitución del teniente coronel "por pérdida de confianza". Este cese supone que Tejero Díaz cobrará un 30% menos de sueldo, porcentaje que le correspondía por los conceptos de destino y productividad. Esa situación se mantendrá hasta que no sea destinado a otro puesto conforme a su rango. No habrá nuevas vacantes hasta junio. Cuando se convoquen, podrá optar a ellas. En el caso de que no le concedan ninguna, se le enviaría a un destino forzoso.

Otras fuentes señalan que el teniente coronel Tejero Díaz nunca ha tenido buena fama como mando. Algunos le apodan "el cortijero" porque dirige sus unidades como si fueran su cortijo particular. En Cartagena, por ejemplo, donde estuvo destinado como capitán, sustituía las dos horas mensuales de "academia" por horas de instrucción. "Le encantaba ver desfilar a sus agentes con las armas al hombro". La Unión de Guardias Civiles señala que este mando es uno de los más déspotas de la Guardia Civil. "Como prueba, su unidad, el GRS de Valdemoro, que debería tener 300 agentes, tiene 70 vacantes cuando el resto de GRS de España están con sus plazas prácticamente cubiertas. Nadie quiere estar en esta unidad. Llegan destinados y tan pronto puede se van".

Reducción de sueldo

Antonio Tejero Díez perderá alrededor de 600 euros mensuales de su suelo durante los primeros cuatro meses desde su cese, pero su salario podría reducirse en unos 1.000 euros si no le conceden un nuevo destino. Según han señalado a Efe diversas fuentes del cuerpo, el sueldo del teniente coronel es de unos 3.000 euros incluidos los complementos.