Obras del Canal de Panamá
Obras del Canal de Panamá. ATLAS

El acuerdo para reanudar la ampliación del Canal de Panamá permite concluirla en 2015 sin interrupciones y con el mismo volumen de trabajadores previo al reciente parón de las obras por falta de liquidez, aseguró el presidente de la constructora española Sacyr, Manuel Manrique.

"El acuerdo ha establecido las condiciones para que no haya más problemas" financieros, dijo en una entrevista el presidente de Sacyr, al frente del consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), adjudicatario de las obras de la ampliación de la vía interoceánica. Manrique aseguró que la reanudación de las obras permitirá volver a dar empleo a unos 10.000 trabajadores, la misma fuerza laboral empleada en la ampliación de la vía antes de su suspensión parcial en enero pasado.

El empresario español se declaró "satisfecho" por el acuerdo firmado el pasado viernes por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y GUPC, del que forman parte también las empresas italiana Impregillo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA. En el plan negociado "están contempladas todas las circunstancias para resolver cualquier imprevisto o anomalía, y no debe haber problemas para cumplir la parte final del contrato" y "terminar las obras en 2015, como demandaba la ACP", explicó.

Se ha llegado a un acuerdo muy razonable "Al final, se ha llegado a un acuerdo muy razonable en el cual la mitad la pone la ACP y la otra mitad nosotros; es verdad que nosotros aseguramos su parte también, pero estamos satisfechos", señaló el empresario español. En cuanto a los 400 millones de dólares de la fianza asegurada con la firma Zurich, también signataria del acuerdo,"se va a usar como garantía para conseguir un préstamo externo" por esa cantidad a cargo de GUPC, "que tiene que devolver", según Manrique.

Para explicar cómo se ha podido resolver el conflicto con una disposición de 600 millones de dólares, Manrique aclaró que GUPC "nunca pidió 1.600 millones de dólares". "Lo que planteamos -subrayó- es que, como había un desfase entre la ejecución del contrato y la resolución de los conflictos, que es lo que resuelve los sobrecostes, había un problema de "cash flow" (liquidez), que es lo que sí pedimos que nos solucionaran".

El presidente de Sacyr también aclaró contundentemente que esa empresa "ni está, ni estaba en quiebra" antes de ganar la licitación como parte de GUPC para acometer la ampliación del canal. "Eso han sido en todo momento comentarios malintencionados e interesados", aseguró y recordó que la compañía, una de las principales constructoras de España, "ha multiplicado por 2,5 su valor" desde que en 2008 hubo un cambio en su accionariado. "Es obvio" que la empresa ha sufrido un daño en su imagen a causa de esta crisis, admitió Manrique, pero consideró también que ha sido ejemplar y beneficiosa en ese sentido "la manera de resolverla".