Ningún colegio de Murcia tiene menú para celíacos
La familia de Manuel Mata.
Ni un solo colegio de Murcia tiene menú para celíacos (alérgicos al trigo, la cebada, el centeno y la avena). Los padres de niños que no pueden comer pasta, pan o rebozados, pagan el comedor como el resto y, encima, compran los productos sin gluten y los llevan a la escuela para que les cocinen aparte.

Eso, si hay cocina en el cole. Donde sólo hay catering, los niños comen en casa.
Por eso, Manuel Mata, padre de una niña celíaca de 6 años que estudia en el colegio Carolina Codorniú de Churra (Murcia), escribió en septiembre pasado al Defensor del Pueblo. En su carta le pedía que intercediera para que los colegios públicos de Murcia incluyeran menús sin gluten, como en Galicia, Madrid, Valencia y Andalucía.

El Defensor del Pueblo le preguntó a la Consejería de Educación de Murcia y desde aquí le contestaron que les salía muy caro atender esta petición porque tendrían que incluir en el catering a todos los alérgicos alimenticios o a los niños musulmanes que no comen cerdo o el cordero muerto mirando a La Meca.

Sí aclaró que recomendaba a las empresas de catering tener en cuenta que hay niños que sufren diarrea o anemia si comen una croqueta rebozada en harina de trigo.

Bio. La familia de Manuel Mata (foto) es una de las 700 registradas en la Asociación de Celíacos de Murcia, con sede en Lorquí y presidida por Ramón Navarro. Su hija mayor, Victoria, de 6 años, es alérgica al gluten.

Manuel Mata padre de una niña celíaca

«Mi hija no puede comer pan, pasta o embutidos»

La alimentación de un niño alérgico al gluten cuesta 1.757 euros al año más que la de uno normal (668,54 €), según un estudio de 2006, de la Asociación de Celíacos de Murcia. Por eso Manuel Mata escribió al Defensor del Pueblo: quiere ayudas y menús para celíacos en el colegio.

¿Cómo supo que su hija era  alérgica al gluten?

Ahora tiene 6 años y se lo diagnosticaron hace cuatro. Tenía un cuadro de diarreas, poco peso, casi anorexia, el abdomen inflamado... Si no  come pan, embutidos, pasta... hace una vida normal.

¿Se queda tranquilo cuando ella come en el colegio?

Tengo suerte de que en el Carolina Codorniú haya cocina. Pago los 96 euros al mes del comedor y, además, compro productos sin gluten para que se los cocinen.

¿Le hacen descuentos?

Ninguno. Y tengo suerte de que no tenga que venir a casa a la hora de comer.

¿Comer sin gluten sale caro?

Los productos son de calidad extra. La cesta de la compra para un niño celíaco sale por 146 € al mes de media.

¿Por qué escribió al Defensor del Pueblo?

Quiero que en Murcia recibamos las mismas ayudas que en Galicia, Madrid, Valencia o Andalucía. Que no haya discriminación.