Los hechos sucedieron poco después de las 10 de la mañana, cuando el presunto caco, natural de Burgos, accedió a la joyería Multioro, en pleno centro de la localidad alicantina. Lo primero que hizo fue encañonar por la espalda al joyero con un arma de fogueo, pero éste se percató de que era un hombre mayor y le dio un empujón antes de salir a la calle y encerrar al atracador en la propia tienda. A los pocos minutos, llegaron varias unidades de la Policía Local y de la Guardia Civil. Cuando los agentes entraron en el local, se encontraron al hombre agachado debajo del mostrador «sollozando y arrepentido», y sin oponer resistencia, según fuentes policiales. El hombre, que por lo visto actuó en solitario, fue detenido y llevado al cuartel de la Benemérita de Crevillent.