Dos de cada tres vigueses van a trabajar en coche
Praza de España, entre torres o autobuses. (Laura González)
En Vigo, como se suele decir, cogemos el coche hasta para ir a por el pan. Así lo muestra un estudio de la Universidad de A Coruña sobre Desarrollo sostenible y movilidad de las personas en las distancias cortas. Según los autores, el 59,2% de los desplazamientos que hacen los vigueses por trabajo son en coche o moto y sólo un 14,4 % en autobús.

Este último dato pone de manifiesto que, aunque Vitrasa aumente su volumen de pasajeros año a año –en 2006 superó los 22 millones–, los vigueses no están del todo satisfechos con el servicio. De hecho, hay más gente que va a trabajar andando que en transporte público (el 23,2 %).

Cuestión de comodidad

La resistencia de los vigueses a coger el Vitrasa tiene varios motivos. Por un lado, la falta de marquesinas –sólo hay 217 para más de 1.000 paradas– hace que la espera del bus a primera hora de la mañana sea un suplicio, sobre todo si hay mal tiempo.

Por otro, el vehículo particular resulta más cómodo porque el conductor no tiene que seguir a la fuerza la ruta del bus y detenerse en cada parada. Así, según el mismo estudio, cada día circulan en Vigo 127.000 vehículos: dos de cada tres, (90.606) se mueven por el casco urbano, 11.395 se dirigen al exterior de la ciudad y casi 26.000 entran en ella.

La mala conexión de las parroquias con el centro por falta de líneas o de mayor frecuencia de autobuses tampoco ayuda a reducir esas cifras. En este sentido, las medidas del Gobierno local para fomentar el transporte público se limitan a apoyar el día sin coches y a promover el transporte gratuito para los pensionistas. Para este verano, además, alquilará bicicletas a un precio reducido.

La Ría y el cercanías

La retirada del peaje en Rande y la apertura de la vía rápida en O Morrazo, hizo que Mar de Ons perdiera 100.000 pasajeros en 2006. Mientras, un estudio de Renfe asegura que las 45.000 personas que pasan a diario por allí se reducirían a la mitad si hubiera un tren de cercanías.

En Ourense, donde más se camina

Aunque parezca que los vigueses utilizan poco el transporte público, no somos la ciudad gallega que menos lo usa y, de hecho, estamos los segundos en una lista de siete ciudades. Eso sí, somos los que menos caminamos. En Ourense, un 45,5 % de los desplazamientos al trabajo se hacen a pie. Si comparamos el porcentaje de desplazamientos e coche en Galicia (65 %) con otros países, sólo nos superan Bélgica y Francia (70 %).

La ciudad aún espera por el billete único

Los vigueses esperan a que Xunta y Concello se entiendan para disfrutar de un billete único de transporte. La Xunta lleva dos años buscando un acuerdo con el Gobierno local para mejorar el transporte metropolitano mediante la creación de un billete de transporte unificado –serviría tanto para el Vitrasa como para los buses interurbanos–, así como tres intercambiadores.

El principal punto de desencuentro está en la praza de España. El PXOM prevé su peatonalización y la construcción de tres torres de viviendas y para sostener su no a la Xunta, el Concello dice que por la ciudad no pueden circular autocares, cosa que se incumple a diario.