Después de tanto ruido en torno a la modificación de la ordenanza sobre contaminación acústica, el pleno de la corporación aprobó la declaración provisional de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) para 33 calles del centro de la ciudad.

Aunque en realidad, sólo el Partido Popular votó a favor de la reforma del texto. Los demás partidos se abstuvieron por diferentes motivos. El BNG prefirió reservar su voto hasta que se estudien las alegaciones que los vecinos podrán presentar durante 30 días desde que se publique la reforma en el Diario Oficial de Galicia.

Mientras, el PSOE se abstuvo por la decisión del Gobierno local de no aplicar una rebaja del número máximo de decibelios nocturnos permitidos en las viviendas, tal y como pedían los vecinos afectados.

En un momento de réplica, el concejal de Medio Ambiente, José Manuel Figueroa, informó al pleno de que su equipo está elaborando desde hace ocho meses una nueva ordenanza, lo que provocó que el Partido Galeguista cambiara su voto favorable y se abstuviera.