El Funcionario del Cuerpo Nacional de Policía 81.572 ha comparecido ante el tribunal. Desde enero de 2002 estaba destinado en la Unidad Central de Información Exterior y participó en la investigación que se desarrolló desde el 11 de marzo, en calidad de secretario.

Con anterioridad, el juez decidió no modificar el orden de comparecencia de los testigos tal y cómo había pedido la fiscal para que algunos pasaran a ser considerados testigos peritos.

El juez ha mantenido su condición de testigos, añadiendo que cada uno ellos podría añadir los conocimientos derivados de la investigación de los que tuviera conocimiento.

Las relaciones entre 'El Chino' y 'El Tunecino'

El agente 81.572 ha informado como se constituyó un grupo de investigación para identificar los propietarios de las tarjetas telefónicas y las llamadas que se intercambiaban entre ellos.

Además el policía ha señalado como Suárez Trashorras reconoció en sede judicial a Jamal Ahmidán como a uno de los que se le vendieron los explosivos.

La Policía venía investigando a algunos procesados desde 2001
El agente ha ido identificando las llamadas que realizaron entre ellos en los momentos claves previos a los atentados, situando a algunos de ellos en Morata de Tajuña o el piso de Leganés.

Según ha respondido a preguntas de la fiscal Jamal Ahmidan, no había relación previa con la actividad terrorista, sino que se le conocía en sus actividades relacionadas con el tráfico de estupefacientes.

El agente si que ha reconocido que la policía venía investigado a Jamal Zougam, desde que Francia mandó una comisión judicial rogatoria en una investigación relacionada con el terrorismo, por la que se registró su casa de Madrid.

También ha asegurado que 'El Tunecino' empezó a ser mencionado como pieza clave desde el principio de las investigaciones.

Fue a raíz de las declaraciones de Basel Ghalyoum que empezó a relacionarse a Jamal Ahmidan 'El Chino' con Serham 'El Tunecino'.

El agente ha ido informando como se detuvo a cada de los procesados a los que él investigó, y las primeras declaraciones que fueron dando los procesados ante la policía o en sede judicial.

Recomponiendo los pasos de los procesados

El policía ha ido desengranando cada uno de los pasos dados por algunos procesados, situándolos en distintos lugares según las redes de cobertura que iban captando sus móviles, o el intercambio de terminales.

Los teléfonos móviles claves para situar a algunos procesado en lugares clave de los atentados
Precisamente a través de una de las tarjetas de Mohamed Belhadj, el agente 81.572 ha señalado como se llegó a una inmobiliaria donde se había alquilado el piso de Leganés, donde el 3 de abril se inmolaron siete de los terroristas.

En el turno de las defensas, los abogados han buscado las contradicciones y resquicios para la defensa, preguntando por distintos detalles de la investigación relacionado con sus defendidos.

Uno de esos resquicios se ha basado en la distancia de cobertura de las antenas de teléfono móvil, por las que las investigaciones situaron a cada uno de los procesados en determinados lugares.

"Yo no soy perito, prefiero que venga alguien que lo explique mejor", ha contestado el agente 81.572.

Los letrados de los hermanos Moussaten han mantenido la misma línea de defensa, preguntando al testigo si fueron incluídos como parte del aparato logístico del Grupo Combatiente Marroquí "por el mero hecho de mantener vinculos familiares con Youssef Belhadj"